7 DE JUNIO: DÍA MUNDIAL DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA

La seguridad de los alimentos es un aspecto esencial de la salud pública que afecta y preocupa a todas las personas.

Con la celebración del Día Mundial de la Seguridad Alimentaria el 7 de junio, se pretende incrementar la concientización sobre la amenaza a nivel mundial que representan las enfermedades que son transmitidas por los alimentos, así como reforzar e impulsar que la industria alimentaria, los gobiernos y los consumidores en general, realicen un mayor esfuerzo para que los alimentos sean seguros y se puedan evitar las enfermedades que actualmente transmiten.

En la actualidad, la calidad, seguridad e higiene de los alimentos han cobrado una especial dimensión y protagonismo en todos los países industrializados, hasta el punto de convertirse en prioridad de carácter nacional, creando organismos con competencias específicas en la materia y aprobando nuevas legislaciones al respecto.

La protección efectiva del derecho a la seguridad alimentaria de mujeres y hombres, requiere de un enfoque integral que contemple los riesgos asociados a la alimentación desde la granja a la mesa, y que considere todas las perspectivas posibles.

Este proyecto incrementará la conciencia sobre la importancia de la inocuidad de los alimentos entre todas las partes interesantes pertinentes. Eso incluye los sectores público y privado y a todos los actores de la cadena alimentaria.  Eso va desde los productores primarios hasta los consumidores.

Antecedentes

El día mundial de la Seguridad Alimentaria se propuso por primera vez en la conferencia de la FAO de 2016, celebrada en la ciudad de Roma. En aquella sesión Costa Rica hizo énfasis en la amenaza que las enfermedades transmitidas por los alimentos representan para la salud de todo el mundo. Argentina, Venezuela y Estonia apoyaron su propuesta, lo que le dio mayor fuerza.

Argentina apoyó la iniciativa en relación con el hambre, malnutrición y el consumo de alimentos contaminados y adulterados, en nombre del Grupo Latinoamericano y del Caribe. Manifestaron que la creciente complejidad de la cadena alimentaria incrementó la preocupación pública por la inocuidad de los alimentos.

Su sentencia establece que “no hay seguridad alimentaria sin seguridad alimentaria”. A su juicio, la cadena de suministro de alimentos se ha vuelto global, y que cualquier incidente de inocuidad de los alimentos tiene efectos negativos en la salud pública, el comercio y los alimentos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *