BANCO DE GENES DE ÁFRICA CONTRIBUYE A SEGURIDAD ALIMENTARIA

Durante la celebración de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, Helen Clark, Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Naoko Ishii, Directora Ejecutiva del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), visitaron el principal banco de genes de África, una iniciativa que vincula a los científicos con los pequeños agricultores destinada a revitalizar y conservar de manera colectiva las semillas indígenas tradicionales en el contexto de la sequía, el cambio climático y la erosión progresiva de las variedades agrícolas tradicionales, lo cual será vital para el futuro de la seguridad alimentaria en África.

El banco de genes, con base en el Instituto de Biodiversidad de Etiopía, es una de las iniciativas apoyadas por el PNUD y el FMAM en todo el mundo que ejemplifican la forma en que la financiación ambiental puede desempeñar un papel fundamental en el adelanto del desarrollo sostenible.

El banco de genes es un depósito en el que se recoge, almacena y cataloga material biológico que luego queda disponible para su redistribución. Además, contribuye a la seguridad alimentaria mediante la conservación de una reserva genética diversa de variedades de cultivos y la distribución de semillas a las comunidades muy afectadas por el cambio climático, la sequía y la escasez crónica de alimentos.
A lo largo de los años, la iniciativa del banco de genes ha establecido 12 sitios de conservación sobre el terreno para los agricultores, ha mantenido más de 300 variedades de semillas de agricultores indígenas, y ha creado ocho bancos comunitarios de genes y asociaciones de conservación afines. El programa también ha documentado los conocimientos indígenas de los agricultores sobre los métodos de selección, cultivo y utilización de sus cosechas, incluidos los conocimientos de las mujeres sobre conservación, intercambio y circulación de semillas.
La agenda para el desarrollo post-2015 trata de las personas y el planeta. Asegurar que los ecosistemas estén bien gestionados y en buenas condiciones determina la resiliencia futura de las economías y las sociedades. Para impulsar esta nueva agenda, entre otras cosas mediante la adaptación al cambio climático y su mitigación, Etiopía y otros países en desarrollo deberán seguir teniendo acceso a financiación adecuada, estable y asequible.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *