CÍTRICOS EN EL MENÚ PARA PREVENIR ENFERMEDADES

Los cítricos son unos de los alimentos más ricos en vitamina C que al consumirlos nos traen muchos beneficiosos para la salud y en esta época de invierno nos ayudan a combatir enfermedades típicas de la temporada.

Los cítricos como las naranjas, mandarinas, limas, limones y pomelos, son unas de las frutas más cultivadas del mundo. Desde el punto de vista nutricional, los cítricos se caracterizan por ser fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes. Los cítricos aportan pocas calorías, pero sí muchos nutrientes esenciales, por todo ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo diario de cítricos.

Estos alimentos contienen una alta concentración de vitaminas y minerales entre los que se encuentran la Vitamina A, B1, B2, C, potasio, cobre y azufre por lo que el cuerpo estará más fuerte y ayuda a prevenir los constipados tan comunes durante el invierno.

Propiedades de los cítricos

– Protegen el sistema digestivo y son las frutas perfectas para combatir el estreñimiento.

– Los estudios indican que las naranjas previenen contra algunos tipos de cáncer.

– Consumir cítricos también previene de las enfermedades degenerativas como la sordera, la pérdida de la visión, las cataratas, etc.

– Ayudan en la formación del colágeno en los huesos, músculos, cartílagos y vasos sanguíneos.

Beneficio de los cítricos.

– Favorecen la absorción del hierro debido a su acidez.

– Controlan los niveles de colesterol, azúcar y ácido úrico, previniendo el desarrollo de problemas circulatorios, afecciones cardíacas y enfermedades como la gota.

– Estimulan el funcionamiento del páncreas,  regula los niveles de azúcar en sangre y controla las hipoglucemias.

– Ayudan a mantener la piel más bella y saludable, gracias a las vitaminas y aceites esenciales  que contienen.

-Consumirlos en ayunas contribuye a la limpieza, hidratación y embellecimiento de la epidermis.

¿Cómo incluirlos en el menú?

  • Ensaladas varias: como una ensalada de naranja con aceitunas y cebolla morada, de brócoli, pollo y mandarina, pomelo y aguacate o también, para acompañar carnes, etc.
  • Salsas agridulces: ideales para acompañar diferentes carnes, podemos elaborar una salsa de mandarinas y miel, pechugas de pollo a la naranja o para los que les apetece un sabor más ácido, pollo al limón.
  • Postres y platos dulces: además de consumir un cítrico fresco, podemos acudir a preparaciones fáciles y sanas a base de estas frutas tales como un crujiente de pomelo y yogur ideal para el desayuno o la merienda, mousse de lima, pastelitos de queso y mandarina muy ligeros y sabrosos, helado de limón para los días más cálidos, etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *