COMEDORES ESCOLARES DE ESPAÑA REDUCEN DESPERDICIO ALIMENTARIO

El 72.7% de los centros que durante el curso pasado participaron en el proyecto piloto “La comida no se tira”, desarrollado por Serunion en España, lograron reducir los restos de alimentos en un 32.2% de media. A raíz de los resultados positivos de la iniciativa, en la que se involucraron más de tres mil escolares de 37 centros, la empresa integrará las actividades del proyecto en todos los centros educativos del ámbito nacional en los que opera.
“La comida no se tira” es una iniciativa de ámbito nacional que cuenta con el reconocimiento del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de ese país y fue ideada, inicialmente, por tres organizaciones no gubernamentales: SED, Proyde y Proclade, vinculadas a los Hermanos Maristas, La Salle y Claretianos. Este proyecto fue diseñado específicamente para concientizar a los alumnos de la preservación del medio ambiente mediante el consumo responsable de alimentos y evitar tirar la comida que no se consume. En España se tiran cada año 7.7 millones de toneladas de alimentos.
“Actividades como las de este proyecto tienen como objetivo estimular a los niños y niñas para que pongan su grano de arena en reducir el desperdicio alimentario, además de sensibilizarles de forma lúdica sobre la sobrexplotación de los recursos naturales y la necesidad de construir entre todos un futuro más sostenible y más justo”, explicó Aksel Helbek, director comercial de Serunion.
El pescado y las legumbres, lo que más se dejan en el plato
En el marco del proyecto “La comida no se tira”, la empresa ha implicado a toda la comunidad educativa de los centros donde opera para identificar durante la hora del almuerzo qué cantidad y qué alimentos son los más malgastados en el comedor escolar.
Según los resultados obtenidos en las escuelas donde el proyecto se inició el curso pasado, se ha detectado que los platos que generan menos residuos son las cremas, el pollo y la pasta, que suelen coincidir con las preferencias de los más pequeños. En cambio, los alimentos que más se desperdician en el comedor escolar son el pescado y las legumbres. La metodología para calcularlo se basa en una medición que los mismos escolares hacen junto con sus monitores de comedor de los desperdicios orgánicos generados cada día y durante seis semanas para que, al cabo de este tiempo, se vuelvan a comparar los desperdicios generados por los mismos menús. La reducción de la cantidad de desperdicios se consigue gracias a la realización de actividades y talleres de concienciación y consumo responsable que los alumnos realizan cada día después de las mediciones.

Fuente www.restauracioncolectiva.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *