COMIENZA LA TEMPORADA DE RECOLECCIÓN DE HONGOS Y SETAS COMESTIBLES

La temporada de hongos arranca casi siempre en las primeras semanas de lluvia y seguirá hasta casi finales de septiembre. Por lo general, los encontrarás en las zonas más húmedas de los bosques. Algunos de ellos, los más codiciados, nacen debajo de las hojas secas que tiran los árboles.

Es importante mencionar que no se recomienda la recolección a personas que no conocen del tema. Hay elementos como el color, olor, modo de crecimiento, gusanos de la zona, si crecen en familia o en solitario, manera en la que crecen, etc., que son importantes a la hora de recoger un hongo. Éstos pueden indicar si se trata de un hongo alucinógeno o inclusive mortal al consumirse. Así que, si deseas realizar esta actividad, te recomendamos buscar a un experto.

Consumo en México

De acuerdo con información de la Universidad Autónoma de México (UNAM), en el país hay 250 mil especies de hongos, de las cuales se han estudiado sólo el cuatro por ciento. De ese total, se consumen más de 350 especies que crecen de manera silvestre y se pueden comprar crudos o cocinados en los mercados locales.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, en inglés), dijo desde el 2005, que la recolección de hongos puede beneficiar económicamente a las poblaciones que lo cultivan, sobre todo en los países en desarrollo como México, pues su producción no requiere de inversiones iniciales fuertes, pero sí cuidados intensivos que aseguren un crecimiento adecuado.

Además de que sus beneficios nutricionales no se deben de subestimar, pues la mayoría constituyen una buena fuente de proteínas, vitaminas B, C y son muy bajos en calorías.

En la zona de la Ciudad de México, destacan dos delegaciones donde se hallan toda clase de hongos silvestres. Estas son Cuajimalpa de Morelos y Milpa Alta. En estas entidades, gente experta en la materia se dispone a recorrer el monte para recolectar hongos comestibles.

Tecomanes, yemitas, borregos, oreja blanca, escobeta y patita de pájaro son sólo algunos ejemplos de los hongos que crecen en las afueras de nuestra capital.

Oficialmente, el mes donde crecen la mayor cantidad de hongos silvestres es en agosto. No obstante, por la cantidad de lluvia desde junio es posible encontrar un incipiente florecimiento de estas plantas en la vegetación de la ciudad.

Recetas con hongos

Contar con hongos comestibles te permite dar rienda suelta a tu imaginación en la cocina y crear increíbles recetas para tus comensales, ya que además de ser deliciosos, son ricos en proteínas y son protagonistas de platillos tradicionales y experimentales de nuestro país.

Algunas recetas para incluir en el menú de tu comedor van desde las clásicas quesadillas de hongos con queso, crema de hongos, omelete de champiñones hasta utilizarlos como relleno para diversos platillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *