¿CÓMO LIMPIAR UN FREGADERO DE ACERO INOXIDABLE?

Podrás limpiar y ordenar toda la cocina, pero si no lavas el fregadero de la forma correcta, la limpieza se verá opacada. Queremos que la cocina luzca limpia y desinfectada hasta su último rincón, por eso te contamos cómo limpiar un fregadero de acero inoxidable.

Los restos de alimentos y de jabón pueden crear una capa se suciedad en los fregaderos, propiciando la formación de gérmenes y bacterias en la cocina, por lo que es importante limpiarlos de la forma correcta. Los detergentes lavavajillas no alcanzan a remover del todo la suciedad y los limpiadores en crema limpian, pero no desinfectan. Sin embargo, en nuestras cocinas hay algunos ingredientes que cumplen a la perfección con la limpieza y desinfección de los fregaderos.

Bicarbonato de sodio para limpiar el fregadero

Este ingrediente antiácido que comúnmente usas para hornear bizcocho y con fines medicinales, también sirve para la limpieza del hogar. En un recipiente hondo, mezcla unas cucharadas de bicarbonato de sodio con la cantidad suficiente de agua como para hacer una pasta. Cubre todo el fregadero con la mezcla recién hecha y talla con una esponja no abrasiva. Para finalizar, enjuaga el fregadero con agua hasta que no queden rastros de la mezcla.

Vinagre para desinfectar fregaderos

El vinagre es un potente antibacterial natural que puedes utilizar tanto para desinfectar las tablas de picar alimentos como para desinfectar fregaderos. Toma una esponja y échale suficiente vinagre blanco como para empaparla, talla el fregadero con la esponja y luego enjuaga. Si tu fregadero tienes manchas, humedece una toalla de papel con vinagre blanco y apóyala sobre la mancha durante algunos minutos.

Cómo mantener el fregadero limpio y desinfectado

Cada vez que termines de lavar los trastos, deja corre el agua del grifo para que los restos de jabón se vayan. Luego pasa por todo el fregadero una toalla de papel humedecida con vinagre blanco y para finalizar, pasa un paño que no suelte pelusas para darle brillo al acero inoxidable.

Para mantener limpios los bordes del fregadero, utiliza un cepillo de dientes en desuso para tallar la suciedad acumulada.

Si te habitúas a limpiar y desinfectar el fregadero luego de cada uso, evitarás que gérmenes y bacterias entren en contacto con los utensilios de tu cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *