Ecos del IX Congreso Internacional de Barcelona sobre la Dieta Mediterránea

alt

Magnus Scheving, el creador de la serie infantil Lazy Town, durante la Sesión 5: Acciones para la prevención de la obesidad.

EL CREADOR DE “LAZY TOWN” EXPLICÓ CÓMO FOMENTAR HÁBITOS SALUDABLES A LOS NIÑOS

La salud es un concepto tan amplio que resulta muy difícil definirlo. Por las mismas razones, es complejo identificar las mejores estrategias para difundir hábitos saludables entre la población, especialmente cuando se trata de niños. El escritor, productor y actor islandés Magnus Scheving se hizo estas reflexiones cuando, 20 años atrás, se marcó el reto de contribuir a prevenir los problemas de salud entre los más pequeños, entre ellos el exceso de peso.

Además, la fórmula resultante debía tener una viabilidad comercial. A partir de estas bases creó Lazy Town, que con el tiempo se ha convertido en una serie de televisión de referencia mundial en el ámbito de la divulgación de hábitos saludables entre la población infantil, con millones de seguidores en todo el mundo. Scheving explicó sus objetivos sociales y la clave de su éxito en la segunda y última jornada del IX Congreso Internacional de Barcelona sobre la Dieta Mediterránea, organizado por la Fundación Dieta Mediterránea y celebrado en el espacio Alimntaria Hub, en el marco del Salón Alimentaria.

Con el lema “Un estilo de vida saludable para prevenir la obesidad”, el congreso reunió a una treintena de ponentes, especialistas de ámbitos diversos implicados en la tarea de atajar un problema que la OMS ha calificado de pandemia del siglo XXI. Entre las estrategias planteadas, Nolwenn Bertrand, responsable del programa FOOD respaldado por la Unión Europea, ha expuesto las claves de este proyecto dirigido a aquellas personas a quienes el desempeño de su jornada laboral obliga a comer fuera de su domicilio. El programa, en el que participaron ocho países busca la complicidad de las empresas y los restaurantes en el acceso a una alimentación saludable para los trabajadores.

alt

Más allá de las líneas de actuación concretas, en el congreso se expusieron numerosas evidencias científicas que sustentan los beneficios de la Dieta Mediterránea para la salud de la población y su efectividad en la lucha contra las enfermedades crónicas y la obesidad. El doctor Manuel Gargallo, miembro de la junta directiva de la Fundación SEDDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad), presentó una herramienta consensuada por las principales sociedades científicas con la que se pretende uniformizar la información y los consejos que los especialistas en salud deben transmitir para combatir la obesidad. A partir de las evidencias científicas existentes acerca de la relación entre dieta y salud, el documento de consenso abarca 31 recomendaciones, entre las cuales destacan la de consumir alimentos con baja densidad energética, limitar el consumo de fast food, servir raciones de menor tamaño, incrementar el consumo de fibra y limitar la ingesta de bebidas azucaradas.

El doctor Claudio Maffeis, director de la Unidad Operativa de Diabetiología Pediátrica, de Nutrición Clínica y de Obesidad de la Universidad de Verona, se ha hecho eco de numerosos estudios realizados en diferentes países del Sur de Europa que demuestran la escasa adherencia a la Dieta Mediterránea entre la población infantil, pese a la evidencia de que los niños que siguen este patrón son menos obesos que quienes no lo hacen. El doctor Ramon Estruch, coordinador del estudio sobre Prevención con Dieta Mediterránea PREDIMED, expuso algunos de los principales resultados del trabajo, que estudia la capacidad del patrón alimentario mediterráneo con capacidad para prevenir las enfermedades cardiovasculares. En él se ha introducido también como variable el incremento del consumo de aceite de oliva virgen y nueces en la dieta, con resultados que demuestran que un mayor consumo de aceite de oliva virgen produce una reducción significativa del índice de masa visceral (obesidad abdominal), especialmente ligada a las patologías cardiovasculares.

El doctor José López Miranda, de la Universidad de Córdoba, expuso la relación entre la DM y la obesidad metabólicamente activa. En su intervención, explicó que 70% de los enfermos que padecen obesidad desarrollarán síndrome metabólico, que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes. El doctor Miranda dijo que esta tendencia se puede contrarrestar con una buena adherencia a la DM. Sus beneficiosos efectos en la reducción de la inflamación vascular y su capacidad para reducir el índice de grasa abdominal son clave en esta mejora de salud.

La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, María Neira, ofreció una conferencia magistral centrada en analizar por qué es clave crear entornos saludables cuando se plantean estrategias para prevenir la obesidad y las enfermedades crónicas. Según sus argumentos, dado que el 50% de la población mundial reside ya en ciudades, es fundamental que éstas tengan una buena planificación, sean seguras y tengan bajos índices de contaminación. Favorecer los desplazamientos a pie, permitir el acceso de la población a una alimentación saludable (con mecanismos como revertir la tendencia de los supermercados a instalarse en la periferia) y crear entornos saludables en el lugar de trabajo son algunas de las herramientas desgranadas por Neira, quien ha destacado que en la actualidad 25% de las enfermedades que se contraen a nivel mundial están derivadas de factores de riesgo mediombiental.

Tras la clausura de las sesiones del IX Congreso Internacional de Barcelona sobre la Dieta Mediterránea, tuvo lugar la entrega de los premios que concede la Fundación Dieta Mediterránea. El acto de entrega se celebró a las 20:00 en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona. Los Diplomas de Honor, instituidos en el año 2002, tienen por objeto dar reconocimiento a la trayectoria profesional de personalidades de distintos ámbitos que hayan contribuido, con su tarea e implicación, a la difusión de la cultura mediterránea, desde el sentido estricto de la nutrición o desde el prisma más amplio de la cultura.

En esta edición, los galardonados son el Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos (CIHEAM), el especialista en medicina deportiva Juan Antonio Corbalán, la Fundación Futbol Club Barcelona, la autora de cuentos populares Ana Cristina Herreros, el proyecto Aceite y Olivos Milenarios del Territorio del Senia, la ex directora general de Industrias Agrarias y Alimentarias y Alimentación del antiguo Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Almudena Rodríguez Sánchez-Beato, y Magnus Scheving, creador de la serie Lazy Town. Por su parte, se ha concedido el Premio Fundación Dieta Mediterránea a Michelle Obama, Primera Dama de los Estados Unidos, por el programa Let’s Move. Finalmente, el doctor José María Ordovás ha recibido el premio Grande Covián por su contribución al aumento del conocimiento de la interacción entre alimentación y enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *