EL PLÁTANO: UNA FUENTE DE INSPIRACIÓN PARA EL MENÚ

El plátano tiene un efecto calmante en el estómago, y cuando se combina con un poco de miel te puede ayudar a equilibrar el nivel de azúcar en la sangre y a hidratar tu organismo, por lo que un licuado de plátano por la mañana resulta perfecto para curar las resacas y mucho más.

El plátano fue una de las primeras plantas domesticadas. Se cultiva desde el Neolítico, hace 10 mil años. Nuestros antepasados de la edad de piedra la plantaban a partir de los retoños del rizoma. Hubo variaciones locales y hoy existen más de 500 variedades de plátanos.

El nombre científico del plátano, Musa paradisiaca, no está muy lejos de ser una fuente de inspiración para la alimentación, pues posee una enorme cantidad de propiedades benéficas para la salud, contiene una excelente combinación de minerales y vitaminas que la convierten en un alimento indispensable en cualquier dieta, incluida la de diabetes, además, es el complemento perfecto para personas con gran actividad física, como niños y deportistas.

El plátano constituye una de los alimentos más maravillosos que nos ofrece la naturaleza, riquísimo en nutrientes, especialmente potasio, vitamina B6 y ácido fólico, dulce, sabroso y fácil de comer; es la fruta más popular entre la población infantil.

Además de aumentar la energía y la concentración esta fruta también puede prevenir muchos problemas de salud, entre ellos: la depresión ya que contiene triptófano, que se convierte en serotonina (conocida como “la hormona de la felicidad”), asimismo, el estreñimiento, la presión arterial, úlceras, acidez estomacal, y la anemia, entre muchos otros.

México produce más de 2 millones de toneladas de plátano cosechadas en 80 mil hectáreas sembradas en 16 entidades del país, entre las que destaca Chiapas como líder nacional de producción.

PLATILLOS QUE SE ACOMPAÑAN DE PLÁTANO

El plátano es bien recibido en recetas desde el desayuno hasta la cena, un plato de fruta por la mañana que incluya este alimento y yogur con granola  dará a los empleados la energía suficiente para iniciar su jornada.

O en la comida, puede consumirse en combinación con el arroz, un uso tradicional que se le da en México. O en su variedad de plátano macho, se puede combinar con las lentejas.

Por último, en postres puede incluirse en un pan de plátano, una receta sencilla con gran sabor a la cual también se le puede añadir pasas o arándanos.

En los comedores industriales, incluir todo tipo de frutas es imprescindible para contribuir a una buena nutrición de los empleados.

Con información de Comunicación Social SADER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *