ETIQUETAS INTELIGENTES

Detectan cuando un alimento no es apto para consumo.

Es evidente que para saber si un alimento perecedero no está en buen estado es necesario utilizar los cinco sentidos para determinar que no es apto para su consumo. Debido a ello, la investigadora Silvana Andreescu, creó etiquetas inteligentes, las cuales funcionan a través de un sensor que se incorpora a la etiqueta de papel y contiene todos los reactivos necesarios para detectar aquellas sustancias que pueden suponer un peligro para la salud.

Además, el sensor se adapta a distintos objetivos incluyendo contaminantes alimenticios, antioxidantes y radicales libres que indican el deterioro de los alimentos frescos. Para ello consta de partículas inorgánicas estables que, al interactuar con las sustancias que se pretende detectar, cambian de color, de manera que, cuanto más intenso es el cambio, más concentrada está la sustancia detectada. De este modo la etiqueta inteligente podría avisar de la presencia de salmonella u otras bacterias presentes con el cambio de color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *