INOCUIDAD, PRINCIPAL RETO EN LA INDUSTRIA ALIMENTARIA DE MÉXICO

La empresa 3M realizó su Expertise Academy, una sesión formativa donde de la mano de Verónica Zavala, Food Safety Business Unit Manager en 3M México y Juan Arton, Food Safety Business Development Manager en 3M LATAM, abordaron los grandes retos a los que se enfrenta la inocuidad de los alimentos en la industria y sus repercusiones en la salud de los mexicanos.

“Contrario a la percepción común, las enfermedades asociadas a los alimentos no siempre son debidas a la ingesta de alimentos en mal estado. En muchos casos, las enfermedades gastrointestinales encuentran su causa en la presencia de agentes patógenos o alérgenos en los alimentos, los cuales actúan como transmisores”, explicó Verónica Zavala.

Actualmente, cinco de cada 10 personas a nivel mundial contraen enfermedades transmitidas por los alimentos. Dejando una cifra total de 600 mil ingresos hospitalarios y 420 mil víctimas mortales, la mayoría de ellas por cuadros diarreicos. “Aunque estas cifras no parezcan tan impactantes, estamos hablando de un porcentaje elevado para tratarse de enfermedades transmitidas por alimentos, enfermedades que podrían ser mitigadas y reducidas a través de los procedimientos de control y detección adecuados”, resaltó Zavala.

Para reducir el impacto que las enfermedades gastrointestinales tienen en la salud de los mexicanos, los productores de alimentos deben asegurar que sus productos sean inocuos, tomando las medidas necesarias para preservar las propiedades y la calidad de los insumos a lo largo de la cadena de suministro e incrementando en la medida de lo posible, la vida en anaquel de los alimentos. Es importante resaltar el cuidado de factores cómo: el envasado y etiquetado de los productos, la temperatura en cada fase del proceso de distribución, las medidas de sanidad del personal, el almacenamiento y particularmente, los métodos de detección de microrganismos o agentes de patógenos, considerando especialmente los tiempos que estos métodos requieren.

Sobre las repercusiones que las enfermedades transmitidas por alimentos tienen en la industria, Verónica y Juan comentaron que las mayores implicaciones son relacionadas con la pérdida de credibilidad de la marca y pérdidas económicas ocasionadas por el retiro de sus productos en el mercado, esto sumado a las sanciones y restricciones que los productos pudieran sufrir en los mercados internacionales.

Desafortunadamente, el sistema sanitario en México no cuenta por el momento con la capacidad para registrar y analizar las causas de las enfermedades trasmitidas por alimentos, dificultando el retiro de productos perjudiciales. México se enfrenta al reto de fortalecer la cultura sanitaria y reforzar las normativas actualmente vigentes, para que permitan una estandarización clara de los tiempos, procesos y métodos que las empresas deben pasar para garantizar la inocuidad de sus alimentos.

“El mercado está evolucionando, actualmente contamos con métodos innovadores que optimizan notoriamente los tiempos de detección de agentes patógenos y alérgenos, garantizando la inocuidad de alimentos gracias a procedimientos que permitan una mayor eficiencia en la industria”, finalizó Verónica Zavala.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *