LINEAMIENTOS GENERALES PARA EL EXPENDIO O DISTRIBUCIÓN DE ALIMENTOS Y BEBIDAS…

cooperativaescolar

 

 …EN LOS ESTABLECIMIENTOS DE CONSUMO ESCOLAR DE LOS PLANTELES DE EDUCACIÓN BÁSICA

 

Comunicado de prensa

Durante los últimos meses se ha hecho patente la importancia de emitir políticas públicas encaminadas a combatir el sobrepeso y la obesidad en niñas, niños y adolescentes; este problema ha tenido un aumento considerable durante los últimos años en nuestro país.

Esta situación se ha vuelto alarmante: de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2006 (ENSANUT), el sobrepeso y la obesidad se presentan en uno de cada cuatro niños y en uno de cada tres adolescentes. El sobrepeso y la obesidad han aumentado dramáticamente en todas las edades, regiones y grupos socioeconómicos, lo que ha llevado a nuestro país a ocupar el segundo lugar en el mundo en obesidad.

A causa del sobrepeso y la obesidad, se presentan en niñas, niños y adolescentes padecimientos que pueden dañar seriamente su calidad de vida, y que antes eran exclusivas de los adultos, como diabetes mellitus 2, hipertensión arterial, enfermedades cardio y cerebro vasculares, así como aumento de triglicéridos y colesterol.

En virtud de que la obesidad tiene un origen multifactorial, requiere de la acción concertada y urgente, en múltiples frentes, de las autoridades educativas y de salud, de la industria alimentaria, de las madres y padres de familia, de los medios de comunicación y de la sociedad civil organizada.

Por ello, las secretarías de Educación Pública y de Salud, en un esfuerzo conjunto con las autoridades educativas y de salud de los estados, y como una de las primeras acciones del Acuerdo Nacional para la Salud Alimentaria, publicarán próximamente los Lineamientos Generales para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica, considerando que el entorno escolar es donde niñas, niños y adolescentes adquieren las competencias para construir su propio desarrollo y participar de manera activa y responsable en su comunidad.

Las secretarías de Educación y de Salud reconocen el compromiso y acompañamiento de las autoridades educativas y de salud de los estados en la construcción histórica de este marco normativo que permitirá a nuestros niños y jóvenes iniciar, en la escuela, una nueva cultura alimentaria que propicie una creciente conciencia entre los mexicanos de la necesidad de equilibrar nuestra dieta y con ello cuidar nuestra salud.

El día de hoy, las secretarías de Educación Pública y de Salud remitirán a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) su respuesta al dictamen preliminar sobre los Lineamientos Generales para el Expendio o Distribución de Alimentos y Bebidas en los Establecimientos de Consumo Escolar de los Planteles de Educación Básica.

Como resultado del análisis cuidadoso y pormenorizado de todos y cada uno de los comentarios emitidos por la Cofemer en su dictamen preliminar, así como de los más de 800 comentarios que personas físicas, empresas, cámaras industriales y asociaciones civiles realizaron en el proceso de consulta pública que se llevó a cabo en Cofemer, las secretarías de Educación y de Salud enriquecieron los Lineamientos y su Anexo Técnico, buscando minimizar los costos de la política pública sin sacrificar su efectividad.

El resultado es, sin duda, producto de un gran esfuerzo y un profundo debate en el que diversos sectores hicieron valiosas propuestas. Sobresale la actitud responsable de todos los actores por trabajar a favor de la salud de las niñas y los niños de México.

Las secretarías de Educación y de Salud agradecen la participación activa y directa que las organizaciones de la sociedad civil y los grupos académicos tuvieron en este proceso, pues sus comentarios enriquecieron de manera importante este esfuerzo colectivo.

El documento que se remite a Cofemer cuenta con un amplio sustento técnico y con el aval de expertos en la materia, pues se apega a las recomendaciones y conceptos utilizados por la Organización Mundial de la Salud. Este instrumento, que promoverá el consumo de frutas, verduras y agua simple potable, regulará también el expendio de alimentos preparados y procesados en todas las escuelas de educación básica. Su aplicación será obligatoria para todas las escuelas de educación básica del país, a partir del 1° de enero de 2011. Antes de esta fecha, podrán aplicarse en las escuelas que así lo determinen.

Las secretarías de Educación Pública y de Salud celebran el anuncio de la industria refresquera de promover el consumo de agua simple potable en las escuelas de educación básica y manifiestan su disposición de continuar con un diálogo constructivo para que la operación gradual de estos criterios favorezca a toda la comunidad escolar.

Reconocen también el esfuerzo que la industria alimentaria ha emprendido en la reconfiguración de sus productos. En el proceso de consulta pública que ha concluido, las secretarías de Educación y de Salud observaron de la industria una actitud analítica, constructiva y de compromiso con la salud de las y los niños de México.

Las secretarías de Educación y de Salud agradecen a la Secretaría de Economía su papel como facilitadora del diálogo con los diversos actores de la industria y como coadyuvante en la búsqueda de consensos, teniendo en cuenta siempre la salud de las niñas, los niños y los jóvenes de México.

Con el propósito de iniciar la implementación de dichos Lineamientos, uno de nuestros siguientes pasos contempla, en los próximos meses, la capacitación del personal docente, preparadores de alimentos, personal directivo, así como padres de familia y actores clave para apoyar a que este grave problema de salud en las niñas y los niños disminuya. Para este proceso, las secretarías de Educación y de Salud trabajan ya en la elaboración de materiales educativos, recetarios y guías.

Por otro lado, es importante mencionar que de manera conjunta las secretarías de Salud y de Educación Pública elaborarán recetarios para la preparación del refrigerio escolar, y para que los padres cuenten con insumos que los guíen en este proceso de reconfiguración de hábitos alimenticios en los hogares.

Este es un gran proyecto de movilización social conjunta que busca poner a nuestro país en el camino correcto en la lucha contra la obesidad infantil.

Los mexicanos debemos realizar diversas acciones para luchar contra la obesidad infantil, pues estamos ante un problema que se explica por una multiplicidad de factores. Entre otras cosas, los Lineamientos buscan construir nuevos hábitos en la alimentación de las niñas, los niños y los jóvenes, creando conciencia, en niños, padres y maestros, sobre la necesidad de balancear la dieta.

Es importante subrayar que esta medida no resuelve por sí sola los problemas de obesidad infantil que padecemos. Por ello, el Gobierno Federal está dando pasos importantes en otras arenas para potenciar nuestro éxito en la lucha contra la obesidad infantil. La Secretaría de Educación Pública ha venido rediseñado los contenidos de los libros de texto para concientizar a alumnos y maestros sobre la importancia de una alimentación adecuada, partiendo de la premisa de que no existen alimentos buenos o malos, sino dietas mal balanceadas.

De igual forma, la SEP ha puesto especial atención en la actividad física a través de la realización de diversas acciones, tales como: la práctica diaria de una rutina que puede realizarse en el arranque de la jornada; dentro del salón de clase como actividad lúdica que forme parte del proceso pedagógico en apoyo a los
planes y programas de estudio, y en el “recreo activo” con la realización de actividades físicas recreativas.

Sin embargo, la aportación de la escuela está más encaminada a concientizar a las y los niños y a sus padres sobre la importancia y beneficios de la actividad física, ya que el mayor impacto en este rubro sólo puede darse fuera de la escuela: en la casa, en el parque, en redes y/o ligas deportivas. La obesidad es también resultado de un desequilibrio entre la ingesta de calorías y el gasto calórico resultado de la acción y el movimiento.

Se busca, en una palabra, generar conciencia de la importancia que tiene la realización de actividades físicas cotidianas en nuestra salud y calidad de vida, para motivar un cambio en los hábitos de los niños y jóvenes y, en consecuencia, de sus familias.

Se hace un llamado a la comunidad educativa: Directores, maestros, padres de familia, encargados de establecimientos de consumo escolar a seguir sumando esfuerzos para que esta política cumpla con sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *