MANIFIESTO POR LA SALUD ALIMENTARIA

alt          

Dado a conocer el día de hoy por la Alianza por la Salud Alimentaria

Más de una docena de asociaciones civiles, redes que agrupan a cientos de organizaciones y profesionistas, integran la Alianza por la Salud Alimentaria.

Su objetivo es demandar al poder ejecutivo y legislativo el desarrollo e implementación urgente de una política integral de combate a la epidemia de obesidad que afecta a la mayor parte de la población y enfrente la desnutrición que impacta en un alto porcentaje de las familias más pobres, especialmente rurales e indígenas.

Al respecto el doctor Adolfo Chávez, uno de los especialistas mexicanos más reconocidos en temas de alimentación, explicó el panorama que vive México: “Seguimos con mucha desnutrición y muy cerca de una severa crisis de abasto y precios, pero a la vez con un récord en obesidad infantil, el segundo lugar mundial en obesidad de adultos y el primero en diabetes, pronto se complicarán más las cosas con enfermedades cardiovasculares, cerebro vasculares y cáncer. Lo peor de todo esto es que el problema sigue creciendo”. Y sentenció: “Estamos ante una situación de urgencia para comenzar a detener los problemas, con soluciones no sólo médicas sino sobre todo sociales”.

 

El doctor Chávez resaltó que “no es posible alimentarnos a base de chatarra con grasas de mala calidad y muchos azúcares solubles y almidones modificados. Se tiene que cambiar y se puede, la población le deja mucho dinero a la industria de alimentos inadecuados pero le puede dejar lo mismo porque tiene que comer, pero comprando alimentos mejores”.

 

Los integrantes de esta Alianza dieron a conocer un Manifiesto por la Salud Alimentaria donde aseguran que México sufre el mayor deterioro en toda su historia de sus hábitos alimentarios, lo que se ha convertido en la principal causa de la alta incidencia de obesidad y diabetes. “El sistema de salud pública se encuentra colapsado, sin capacidad de respuesta a las consecuencias de esta epidemia de obesidad y diabetes”.

 

En el Manifiesto se enumeran algunas causas por las que se ha caído en esta epidemia: “No existe una política integral que garantice la seguridad y soberanía alimentaria, sin embargo, se permite que se imponga en todo el entorno de las comunidades urbanas y rurales la promoción y mercadeo de la comida chatarra y los refrescos, la falta de regulaciones para que la información que llega a los consumidores sobre estos productos sea veraz y advierta sus riesgos; la falta de programas para dar acceso a la población a agua purificada y la ausencia de campañas de orientación alimentaria que revaloricen los alimentos saludables y la rica y variada cocina tradicional mexicana”. Aseguramos que como resultado de vivir en un ambiente obesigénico, siete de cada 10 adultos presentan sobrepeso u obesidad.

 

Dentro del Manifiesto, los integrantes de la Alianza demandan:

  • Hacer obligatoria la provisión de agua potable purificada de acceso gratuito en escuelas y en espacios públicos y comerciales.
  • Garantizar que al interior de los planteles educativos únicamente existan opciones saludables de alimentación, estructuradas en menús y no como alimentos industrializados individuales. Es necesaria la sustitución de las tiendas escolares por comedores y espacios escolares para la buena alimentación.
  • Prohibir la publicidad y promoción de alimentos y bebidas dirigida a la infancia por todos los medios, como televisión, internet, teléfonos celulares, y en todos los espacios dedicados a la infancia, como son escuelas y centros de diversión. Exceptuando únicamente la promoción de los alimentos nutricionalmente recomendables.
  • Establecer un etiquetado obligatorio para todos los productos alimenticios y bebidas que hayan sido procesados, indicando de manera sencilla y clara si contienen altas, medias o bajas cantidades de azúcar, grasas totales, grasas trans, grasas saturadas y sodio. Las etiquetas deben advertir el riesgo que significa el consumo habitual de productos con altos contenidos de estos ingredientes.
  • Impulsar una campaña nacional de orientación alimentaria, masiva y permanente, que establezca claramente la distinción entre los alimentos recomendables para una alimentación saludable e informe sobre qué tipo de alimentos y bebidas no son recomendables.
  • Incluir la fijación de impuestos a los refrescos y los alimentos chatarra para destinar estos recursos a la introducción de agua potable en bebederos en todo el país, de manera especial en las escuelas y las comunidades más pobres; así como para enfrentar los costos asociados al tratamiento de los padecimientos derivados del sobrepeso y la obesidad.
  • Garantizar la seguridad y la soberanía alimentaria, priorizando el fomento productivo en las pequeñas y medianas unidades de producción rural, y asegurando la producción sustentable y diversificada de alimentos suficientes y de calidad, así como su disponibilidad, para el conjunto de la población nacional. Es indispensable además, que la alimentación de las y los mexicanos sea congruente con nuestra tradición cultural.
  • Difundir los beneficios de la lactancia materna y obligar a las empresas a respetar los acuerdos internacionales que limitan la oferta y publicidad de sus sustitutos, estableciendo: “la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses a libre demanda, introducción de los alimentos complementarios, y continuar con la lactancia materna”.

Entre las organizaciones que integran la Alianza por la Salud Alimentaria están: Al Consumidor, Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo, Centro de Capacitación en Ecología y Salud para Campesinos y Defensoría del Derecho a la Salud, Centro de Orientación Alimentaria, Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua, ContraPESO, El Barzón, El Poder del Consumidor, Food and Water Watch, Foodfirst Information and Action Network–México, Fundación Mídete, Grupo de Estudios Ambientales, International Baby Food Action Network–México, Oxfam México, Proyecto Planeta Azul, Red por los Derechos de la Infancia en México, Semillas de Vida y Sin Maíz no Hay País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *