MÁS DE 55% DE MILLENNIALS PREFIERE EL SABOR DULCE

Consumolab, centro AINIA especializado en el estudio del comportamiento y preferencias del consumidor, ha presentado los resultados del estudio sobre “Tendencias en el sabor”. Para 97.3% de los encuestados el sabor es el factor más importante a la hora de comprar un producto. Además, más de dos tercios de los consumidores no volverán a comprar un producto si no le agrada su sabor.

En general, los consumidores prefieren que los sabores salado, ácido y amargo sean poco intensos en los alimentos.

El dulce es el sabor elegido por los consumidores más jóvenes y conforme vamos cumpliendo años cambia esa preferencia hacia el sabor salado. Así se ha puesto de manifiesto en el estudio elaborado por Consumolab, el centro de estudios de análisis del consumidor de AINIA Centro Tecnológico, en el que el 55.2% de los Millennials prefiere el sabor dulce. Sin embargo, a la Generación X les gusta casi por igual el dulce (47.5%) que el salado (46.5%). Y son los Baby Boomers quienes se decantan por el sabor salado (50%).

En general, el dulce y el saldo son los dos sabores preferidos por los consumidores, en un 48.3% y un 46% respectivamente. Sin embargo, el gusto por el sabor ácido y el amargo va aumentando con la edad. Así, por ejemplo, sólo el 3.2% de los Millennials prefiere el sabor ácido, mientras que en los Baby Boomers el gusto por éste sabor aumenta en casi dos puntos porcentuales.

Si la distinción es por sexo, las mujeres prefieren el dulce (51.2%) con una diferencia de más de 10 puntos respecto a los hombres, mientras que ellos prefieren el sabor salado (50%) frente a las mujeres; ellas solo lo eligen en un 43,9%. En cambio, con el sabor ácido (4.5% los hombres y 4.3% las mujeres) y el amargo (2.8% y 0.6%), la distinción de preferencias por sexos es menos evidente.

El estudio tiene como fin obtener una visión actualizada de las opiniones, preferencias y comportamientos de los consumidores españoles en relación al valor del sabor en un producto de alimentación. El estudio también incide en cómo factores como la edad, el sexo o el conocimiento y gusto por otras culturas influyen en la percepción del sabor y nos condiciona a la hora de decantarnos por uno u otro producto.

En este sentido, se ha evidenciado como las personas tenemos una actitud ante el sabor condicionada por múltiples variables que a su vez influye en la intención de compra de producto.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *