MUERTES VINCULADAS A DIABETES SE RELACIONAN CON CONSUMO DE BEBIDAS AZUCARADAS

Según un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Ciencias y Política de la Nutrición de la Universidad de Tufts, de la Escuela de Salud Pública de Boston (EEUU) y del Imperial College London (Reino Unido) las altas tasas de diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares a nivel mundial están relacionadas con el excesivo consumo de refrescos y bebidas azucaradas los cuales, aseguran los investigadores no traen ningún beneficio para la salud y además son las responsable de cerca de 184 mil muertes en el mundo cada año.

Los investigadores han analizado los datos del consumo mundial de refrescos, jugos azucarados, bebidas energéticas o té helado y azucarado. Además, también se evaluó el Índice de Masa Corporal (IMC) -relación entre peso y altura-, diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

El alto consumo de este tipo de bebidas puede deberse a las imponentes campañas de márketing, la falta de acceso a agua potable en ciertos países o a una facilidad para adquirirla como promesa de bienestar emocional.

Según la investigación, las tasas más altas de personas enfermas por el consumo de refrescos azucarados se encuentran en América Latina y el Caribe. El número de enfermedades que pueden evitarse reduciendo este consumo es muy alto.

En el estudio se constata la variabilidad entre países y edades. En un extremo se sitúa Japón, donde el impacto de estas bebidas sobre la mortalidad fue menos de 1% en adultos de 65 años o más, mientras que supuso un 30% para los adultos mexicanos menores de 45 años.

En resumen, el trabajo apunta que 76% de las muertes vinculadas a este consumo se dieron en países con bajos o medios recursos. Otro dato importante de la investigación es que alrededor del 10% de las muertes causadas por obesidad y diabetes en personas menores de 45 años, se relacionaron con alto consumo de bebidas azucaradas.

En cuanto al consumo por edades el estudio encontró que el consumo es inverso a la edad. Entre mayor edad menos consumo, las personas mayores de 60 años no suelen consumir bebidas azucaradas. Por el contrario las personas más jóvenes beben cantidades significativamente mayores. Si esté consumo en personas menores continúa a un alto ritmo la morbilidad debido a este consumo aumentará drásticamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *