NUEZ Y SUS BENEFICIOS PARA EL CORAZÓN

La fibra de las nueces ayuda a eliminar los desechos del organismo y disminuye los niveles de azúcar en sangre.

Por Nutrióloga Cecilia García Schinkel.

La presión arterial superior a 140/90 mm de Hg se nombra como hipertensión, y es conocida como la enfermedad silenciosa y considerada el mal de nuestro tiempo. La incidencia de esta enfermedad ha crecido dramáticamente en nuestro país en las últimas décadas; es peligrosa porque tiene pocos síntomas mientras es leve e incluso presenta episodios muy dañinos, como infartos, embolias y aneurismas. Según la última Encuesta Nacional de Salud y Alimentación (ENSANUT 2012) publicada, se estima que hoy más de 22 millones de adultos mexicanos padecen hipertensión sin saberlo; se ha diagnosticado a la mitad, 11 millones; y sólo cinco millones tienen controlada la enfermedad ya sea con cambios en el estilo de vida, dieta y sobre todo ejercicio; con medicamentos; o con la combinación de ambos que es lo que más funciona, pues los medicamentos suelen reducir la presión en unos 5 mm de Hg, mientras que los cambios de estilo de vida mezclados con medicamentos la logran bajar hasta en ocho puntos.

Hablando de la dieta, el nutrimento más efectivo en la prevención y el control de la hipertensión arterial, por sus cualidades vaso-relajantes y vasodilatadoras y por ser un poderoso antioxidante, es el magnesio. El magnesio es un mineral biológicamente activo presente en granos enteros, verduras de hoja verde y en semillas oleaginosas. Las nueces pecaneras mexicanas, son especialmente concentradas en magnesio. Por desgracia y aun sabiendo lo importante que es consumir este mineral en cantidades adecuadas por sus grandes beneficios, en las sociedades industrializadas occidentales, como Estados Unidos o México, el consumo de magnesio es muy bajo e inadecuado en la mayoría de los grupos de edad.

En estudios con animales (modelos que ayudan a prever el comportamiento en humanos) se ha visto que la deficiencia de magnesio, cuando es severa y crónica, puede acelerar la aparición de la aterosclerosis, mientras que proporcionar un suplemento con magnesio podría revertir el proceso y prevenirla.

Las observaciones epidemiológicas, en grandes grupos de personas, también han asociado la baja ingestión de alimentos ricos en magnesio como las nueces pecaneras mexicanas, con algunos efectos adversos en la salud, incluyendo la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico, la diabetes mellitus tipo II y las enfermedades cardiovasculares, o sea la lista de las principales causas de muerte en nuestro país. Eso es a la vez una desgracia, porque la gran incidencia de estos padecimientos podría reducirse consumiendo alimentos ricos en magnesio de forma habitual.

De hecho, se han propuesto varios mecanismos de acción para los beneficios cardio-metabólicos que se han observado en relación al consumo adecuado de magnesio, como el que pueden presentar las personas que de forma habitual consumen nueces en cantidades apropiadas, esto es 12 mitades de nuez pecanera mexicana, ya sea en el desayuno como complemento del mismo, como ingrediente de una rica ensalada o salsa o como parte de los refrigerios saludables de media mañana y de media tarde.

Los beneficios del consumo adecuado de magnesio incluyen la mejora en la homeostasis de la glucosa y la insulina, además de la capacidad de relajar y al mismo tiempo desinflamar las paredes arteriales, y también muestra capacidades anticoagulantes y que evita la agregación de las plaquetas. Todos estos beneficios juntos ayudan no sólo a reducir la presión arterial, muchas veces incluso más que con un medicamento, mientras que previenen también otros riesgos cardiovasculares. Así, el consumo habitual de 100mg de magnesio a través de una dieta rica en ingredientes que lo contienen reduce el riesgo de infarto en 9%.

Como las nueces pecaneras mexicanas son una buena fuente de magnesio aportando 132mg o el equivalente al 33% de la recomendación diaria de ingestión por taza (109g) de nueces picadas, pueden ser consumidas habitualmente dentro de los menús y deben ser una buena estrategia de salud cardiovascular y un agente preventivo del infarto.

Así el magnesio, presente en las nueces, ha mostrado ser un buen coadyuvante de la disminución de la presión arterial. Claro que las nueces por sí solas no curan la hipertensión, pero ciertamente pueden ayudar a controlarla y a prevenirla en personas que aún no la padecen.

Como algunos de sus beneficios son prevenir la inflamación, también tienen un efecto positivo sobre la inflamación sistémica y la disfunción endotelial, asociada con el riesgo cardiometabólico incrementado en las mujeres post menopaúsicas y en los varones a partir de los 35 años de edad.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *