OBESIDAD Y COLUMNA VERTEBRAL

alt

Generadora de problemas de columna

La obesidad ocasiona problemas de columna debido a que la prominencia del abdomen provoca que aumente el brazo de palanca de la columna y el soporte que tiene el tronco hacia delante y eso provoca alteraciones de postura que favorecen el desgaste de la columna.

El problema se acentúa cuando la persona obesa tiene debilidad de los músculos del tronco o realiza esfuerzos de carga, ya que la columna no está diseñada para soportar exceso de peso, provocando un desgaste de la parte posterior llamada artrosis acetaria, que conlleva a necrosis de ligamentos o desplazamiento entre los segmentos vertebrales.

Las alteraciones de columna también afectan a las personas demasiado delgadas, ya que si no hay una relación armónica entre la contracción y relajación de los músculos profundos que estabilizan la columna y el tronco y los superficiales que dirigen el movimiento y puede desarrollar problemas mecánicos.

De hecho 90% de los casos de dolores de espalda son de tipo mecánico debido al mal funcionamiento del tronco o desviaciones de disco, en ese sentido, igual porcentaje de población tiene un problema de este tipo al menos una vez en su vida que se recupera en al menos un mes, pero en por lo menos 10% es recurrente.

El retraso en la atención y el tratamiento inadecuado complican el daño, incluso, 70% de los casos que requiere tratamiento altamente especializado pudo corregirse en el segundo nivel de atención, con un buen programa de rehabilitación.

El sedentarismo también provoca disminución de la columna y debilidad en el músculo del tronco, que lleva a una postura inadecuada y dolor permanente.

En ocasiones inicia en la infancia por una postura inadecuada, que con el tiempo provoca daños como degeneración del conducto lumbar, de nervios del disco u otro.

Estos daños son más rápidos en quienes fuman, tienen predisposición genética, realiza trabajos pesados, levantan cosas de manera constante, está sometida a vibraciones por conducir durante más de dos horas diarias, sufre accidentes o tiene acortamiento de alguna de las dos piernas.

Una postura inadecuada es tener la pelvis hacia delante o hacia atrás, porque aumenta la curvatura de la columna lumbar o dorsal, estar de pie con los hombros hacia delante y la cabeza flexionada.

En el mundo los daños a columna son de los más frecuentes en la ortopedia, al ubicarse en el segundo sitio. En el Instituto Nacional de Rehabilitación entre 2008 y 2009 fue la primera causa de consulta.

Se recomienda a quienes tienen que cargar cosas pesadas, jalarlas en lugar de empujarlas; a los conductores, utilizar soportes de la columna lumbar para disminuir la presión, mantener una distancia adecuada entre el volante y los hombros, los cuales deben estar ligeramente flexionados para que no haya sobreesfuerzo sobre la columna cérvico dorsal.

De igual manera, mantenerse en el peso adecuado y realizar ejercicio de forma rutinaria para fortalecer los músculos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *