POLLO SIN HORMONA

granjapollo       pollo1

Siete razones por las que no se usan en la alimentación del pollo de engorda

 

Informa la Unión Nacional de Avicultores (UNA)

 

1. El uso de las hormonas es ilegal. Ya que existen controles extremadamente estrictos para el uso de hormonas y de sustancias similares o parecidas a las hormonas de los alimentos para animales. En ningún caso, está autorizado el suplementar hormonas para las aves. Aunque podría argumentarse que el uso ilegal de hormonas existe ocasionalmente, posteriormente se explicará en forma clara que no hay ninguna razón lógica para el uso de estos componentes en la producción avícola.

2. Las hormonas no son efectivas. La administración de hormonas de crecimiento no lleva a un incremento en el crecimiento de las aves, de la misma forma en que al inyectar hormonas de crecimiento en humanos no nos hace superdotados. El crecimiento, es una muy compleja combinación de funciones metabólicas, que depende de un amplio conjunto de señales endocrinológicas.

3. Su administración es extremadamente difícil. Al igual que la insulina, la cual se usa en el tratamiento de la diabetes, las hormonas de crecimiento son proteínas. Por lo que si éstas se consumieran en forma oral, serían rápidamente digeridas en la misma forma en que lo son las proteínas de la soya o del maíz. Es bien sabido que las personas diabéticas deben recibir inyecciones de insulina. Así que, aún cuando hubiera un probable efecto positivo, las hormonas de crecimiento necesitarían ser inyectadas en las aves en una forma muy frecuente. Si se tuvieran que inyectar cientos de miles de aves con hormonas, éste resultaría ser un escenario imposible. Existen investigaciones que indican que la forma natural de liberar las hormonas de crecimiento en las aves es en forma pulsátil, alcanzando su pico máximo cada 90 minutos. Esto pudiera implicar, que si se administraran hormonas de crecimiento en forma efectiva, la única forma posible para hacerlo sería a través de administraciones frecuentes en forma intravenosa.

4. Altos costos. Las Hormonas de crecimiento para aves no se producen comercialmente ya que su costo sería extremadamente alto. Si se administrara un miligramo a un pollo de engorda, el costo sería tan alto que sobrepasaría el valor mismo del ave. Obviamente, esto no tiene ningún sentido desde el punto de vista comercial.

5. Impacto negativo sobre el desempeño de las aves. El tipo de aves de engorda que actualmente existen en el mercado, ha sido seleccionado genéticamente para crecer tan rápido que ocasionalmente encuentran limitaciones fisiológicas. Todos estamos familiarizados con los casos de hombres jóvenes que, cuando entran a la etapa de la pubertad, experimentan un rápido incremento en su tasa de crecimiento. Este “crecimiento repentino” es por lo general acompañado por inflamación de las articulaciones y por otros problemas. En la misma forma, los pollos de engorda viven literalmente en el límite de su metabolismo máximo. De hecho, en ocasiones se recomiendan ciertas restricciones en la alimentación (ya sea por restricciones físicas o por la reducción en la densidad de nutrientes) con el fin de reducir la tasa de crecimiento y limitar la incidencia de cojeras, ataques cardiacos y ascitis. En regiones tropicales y debido al calor, un repentino aumento en la tasa de crecimiento podría ciertamente duplicar, triplicar, posiblemente hasta cuadriplicar la tasa de mortalidad por estrés. Así que, sería altamente contra-producente el forzar un repentino aumento de la tasa de crecimiento en los pollos de engorda.

6. ¿Qué hay acerca de los esteroides anabólicos? La prensa reporta frecuentemente el abuso ocasional de los esteroides anabólicos por los atletas. No hay duda que su uso conlleva a aumentar la masa muscular. Sin embargo, este efecto en los atletas sólo es posible cuando el uso de los esteroides se combina con un riguroso entrenamiento, como es el caso del levantamiento de pesas. Por otro lado, lo que hace que el tema del uso de esteroides sea todavía menos probable es que, la parte más valiosa de un pollo es la pechuga, la cual está compuesta de músculos que se usan al levantar y bajar las alas. Como sabemos, los pollos no han volado por los últimos miles de años. Lo que significa que al no haber ejercicio no hay beneficio en el uso de los esteroides anabólicos.

7. Simplemente las hormonas no son necesarias. El crecimiento extremadamente rápido de los pollos de engorda es muy fácil de explicar sin incurrir en el uso de hormonas. Al revisar los registros de las compañías genetistas, se notará que por las últimas décadas los pollos han logrado el peso específico para el mercado un día antes por año. El reto para los productores avícolas es el proveer una alimentación de alta calidad (proteínas, vitaminas, minerales, etcétera) y un ambiente saludable en la granja o caseta, lo cual incluye techos con aislantes, buena ventilación y un número adecuado de comederos y bebederos, lo cual, empata con el asombroso potencial genético de los pollos de engorda. Para aquellos que estén familiarizados con los aspectos técnicos de la producción avícola, el rápido crecimiento de los pollos de engorda en la actualidad es consecuencia lógica de una serie de lentas pero consistentes mejoras en aspectos genéticos, nutricionales, de manejo y de control de enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *