PROYECTO EUROPEO PARA UNA PRODUCCIÓN Y DISTRIBUCIÓN MÁS SOSTENIBLE DE PRODUCTOS ALIMENTARIOS

alt

La industria agroalimentaria utiliza alrededor de 70% del agua fresca en el mundo

Contribuir a que el sector de alimentos y bebidas lleve a cabo una producción, transformación y distribución de sus productos de una forma medioambientalmente sostenible es el objetivo del proyecto europeo SENSE (Sostenibilidad Ambiental Armonizada para la Cadena de Alimentos y Bebidas).

Su primera reunión de trabajo recientemente se celebró en la sede de la Unidad de Investigación Alimentaria de AZTI-Tecnalia, ubicada en Derio (Bizkaia), España. AZTI coordina esta iniciativa comunitaria, que se enmarca dentro del VII Programa Marco de la Unión Europea y en la que participan 23 socios, entre los que se encuentran empresas, asociaciones alimentarias y centros de investigación de 12 países europeos.

La industria agroalimentaria contribuye de manera destacada al calentamiento global del planeta y utiliza alrededor de 70% del agua fresca en el mundo. Datos como estos ponen de manifiesto la necesidad de contar con herramientas que ayuden a reducir el impacto ambiental de las bebidas y alimentos a lo largo de su cadena productiva, abarcando desde la producción y transformación, hasta su distribución comercial. El proyecto SENSE reúne a investigadores, productores, transformadores y distribuidores, con el fin de lograr una metodología armonizada e integral que sirva para evaluar de manera precisa y ágil el impacto ambiental de los productos alimentarios.

Los integrantes de SENSE se centrarán concretamente en crear una metodología aplicada a los sectores de jugos, lácteos, cárnicos y acuicultura, elegidos por su relevancia en el mercado europeo. La metodología resultante del proyecto SENSE deberá reunir las siguientes características: que pueda ser implantada con facilidad en empresas alimentarias independientemente de su tamaño y que, a su vez, ayude a los consumidores a identificar en el mercado aquellos productos comprometidos con la sostenibilidad del medio ambiente.

El proyecto, que se desarrollará a lo largo de tres años, evaluará los sistemas actuales de análisis de impacto ambiental, y desarrollará un nuevo sistema simplificado para la evaluación de la sostenibilidad trazable a lo largo de la cadena de producción Se trata de conseguir un procedimiento que verdaderamente integre los tres pilares de la sostenibilidad: respeto al medio ambiente, viabilidad económica y beneficio para la sociedad.

La nueva metodología será transferida a los diferentes sectores alimentarios, así como a los actores de la cadena alimentaria. Igualmente, los consumidores también participarán diseñando el tipo de identificativo sobre los productos y el contenido informativo que permita a los ciudadanos optar por aquellos artículos más sostenibles.

El proyecto SENSE tiene una importante relevancia si se tiene en cuenta que:

  • La contribución de los productos alimentarios al impacto ambiental del consumo privado se ha estimado en la Unión Europea, para aspectos tan importantes como el cambio climático y el uso de la energía, en un 20-30%.
  • Este impacto es debido a que la producción alimentaria sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles y también debido a las emisiones de otros gases de efecto invernadero por los sistemas biológicos (animales, abonos y suelos).
  • El sector alimentario utiliza alrededor de 70% del agua fresca mundial, y muchos problemas relacionados con el uso actual del agua en la cadena alimentaria han quedado en evidencia.
  • Otros problemas medioambientales de la producción alimentaria están relacionados con la presencia de compuestos tóxicos, tales como metales pesados en cereales y dioxinas en pescado, o las pérdidas de biodiversidad causadas por los métodos productivos utilizados.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *