SALUD Y CALIDAD DE VIDA

nutrigenomica

 

Esto es posible a través de la alimentación 

Además de los factores genéticos y ambientales, la dieta, incluso desde la edad temprana, tiene una influencia determinante sobre la probabilidad de aparición o predisposición de las personas hacia muchas enfermedades.

En los países desarrollados, la mejora de la calidad de vida, que no implica necesariamente una mejor y más variada dieta, está asociada con un aumento de la esperanza de vida de sus ciudadanos. Los cambios en los hábitos de vida y de consumo han llevado, por otro lado, a una mayor dificultad para equilibrar la ingesta con el gasto energético, dando como resultado el incremento en el número de personas con sobrepeso y obesidad, asociado al mencionado envejecimiento de la población, resultado también de la falta de recambio generacional.

Así, se calcula que, en el 2025, la población mayor de 60 años constituya alrededor de un tercio del total de la población de los países industrializados. El incremento en los costes económicos y sociales derivado del envejecimiento de la población será también considerable desde el momento en que determinadas enfermedades se harán más presentes en la población: enfermedades cardiovasculares, obesidad, cáncer, hipertensión, diabetes, osteoporosis, problemas de salud mental, etc.

Los requerimientos de sectores específicos de la población identificados como los sectores de futuro (como los “singles” y “seniors“) van a determinar también las especificaciones de los productos. Los cambios en el estilo de vida en los países industrializados han impulsado la aparición de nuevas tendencias en el consumo de alimentos. El consumidor exige a la hora de la compra productos con unas características nutricionales, sensoriales y microbiológicas óptimas, que aúnen alta calidad, seguridad y comodidad. Así aumenta la demanda de alimentos “listos para consumir”, productos frescos y “naturales” o productos mínimamente procesados.

Pero a los principales factores identificados como tractores del consumo, la conveniencia y la calidad, se une el bienestar y placer. Habrá un nicho de mercado creciente hacia los productos de alta calidad, productos muy frescos y, ante todo, saludables. Existirá probablemente una importante segmentación de productos para atender a las necesidades nutricionales y de salud particulares de diferentes consumidores y una tendencia al diseño de porciones o raciones individualizadas y equilibradas para la confección rápida y sencilla de los menús. Estas tendencias en resumen serían: productos en porciones, equilibrio de la ingesta (control del peso), segmentación en función de requerimientos nutricionales, productos con comprobados beneficios para la salud, exclusividad, calidad y frescura.

Nuevos métodos para la evaluación de la calidad nutricional y seguridad de los alimentos

La provisión de la evidencia científica que respalde las alegaciones de salud de nuevos ingredientes y alimentos funcionales, tal y como exige la reglamentación actual, es un camino complejo y costoso en el que son necesarios estudios nutricionales, ensayos de intervención y modificaciones tecnológicas. El desarrollo de nuevas metodologías y nuevos modelos para la evaluación y validación de las propiedades de salud de los nuevos alimentos e ingredientes diseñados puede abrir nuevas posibilidades. Es aquí donde puede resultar determinante la aplicación de los conocimientos adquiridos en los campos de la genómica, proteómica y metabolómica.

Pero otro aspecto importante e imprescindible es que el nuevo ingrediente o alimento, en las condiciones en que es elaborado, sea seguro. Para ello también deberán desarrollarse nuevos protocolos y técnicas analíticas. Esto es tanto más importante en cuanto a que la aplicación de las nuevas tecnologías como es el caso de las nanotecnologías, conllevará a la aparición de una nueva generación de ingredientes y compuestos bioactivos con propiedades nuevas. Estas mismas tecnologías posibilitarán el desarrollo de nuevas técnicas más sensibles y eficientes como sistemas de análisis y detección de compuestos.

Aplicación de nuevas tecnologías para la mejora de la calidad nutricional y propiedades de salud de los alimentos

La investigación en nuevas tecnologías juega también un papel fundamental en el desarrollo de alimentos funcionales, tanto en la obtención de nuevos compuestos e ingredientes activos a partir de nuevas materias primas o materiales tradicionales como aumentanto la presencia de dichos componentes en los alimentos, mejorando su conservación, modificando su funcionalidad y/o aumentando su biodisponibilidad.

Relación medioambiente y salud

Por otro lado, a conciencia social y la cultura crecientes hacia los problemas medioambientales y éticos marca una tendencia a la regulación cada vez más estricta al respecto y a la puesta en marcha de iniciativas de la industria para satisfacer estos requerimientos de la sociedad. Así, se establecerán como puntos clave en este ámbito la  preservación de la salud a través de la mejora de los procesos alimentarios desde el punto de vista medioambiental, y a utilización de procesos y materiales, así como el desarrollo de productos menos contaminantes.

Artículo elaborado por Carlos Bald, Unidad de Investigación Alimentaria de AZTI-Tecnalia 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *