SI NO ERES CELÍACO, UNA DIETA SIN GLUTEN PUEDE PERJUDICAR TU SALUD

Con el aumento de la visibilidad a las personas que son intolerantes al gluten y celíacos, cada vez hay más gente que se suma, sin tener ninguna enfermedad, a estas dietas restrictivas de gluten con los objetivos de perder peso, comer más saludable, o con la creencia de que aporta más energía.

Con embajadores famosos de la alimentación anti-gluten es fácil que más personas se unan a esta moda, que no está respaldada por ningún estudio científico que sea más beneficiosa por la salud. Entonces, ¿Por qué la gente la sigue?

Si no eres celiaco, excluir el gluten de tu dieta no va a mejorar tu salud, e incluso, puede dañarla, según un estudio publicado en la revista científica BMJ en mayo de 2017.

El gluten es una proteína que se encuentra en las harinas de cereales como el trigo, la cebada, el centeno o la avena, entre otros, y tiene una particularidad: una vez ingerido hay que digerirlo y metabolizarlo. Este proceso no pueden realizarlo los celíacos, por lo que tienen que eliminarlo de su dieta: el gluten daña el intestino delgado, causando inflamación que puede derivar en malnutrición y dolor gastrointestinal. Y, según el estudio, esta inflamación puede provocar problemas del corazón.

Una investigación de Harvard se planteó si gente con salud normativa podría reducen el riesgo de enfermedad cardiaca eliminando el gluten de su dieta. En el estudio de más de 110 mil personas sanas durante 25 años, los investigadores no hallaron una diferencia significativa del número de enfermedades cardiacas entre gente que comía altas cantidades de gluten todos los días y personas que ingerían muy poca cantidad. Sin embargo, en personas que habían evitado comer nada que contuviera gluten en sus dietas el riesgo de enfermedades cardíacas aumentaba.

Por lo que, si estás entre la gran mayoría de personas que no tienes celiaquía, eliminar el gluten de tu dieta puede que aumente el riesgo de padecer una enfermedad cardiológica.

Otra de las razones por la que la mayoría de los médicos no recomiendan dietas celiacas a personas sin alergia es que, aunque el gluten no es imprescindible para la salud, los alimentos que contienen este grano son ricos en otros nutrientes como fibra, vitaminas y minerales que sí son necesarios y tenderemos a sustituirlos por otros con mayores índices de grasas y azúcares. El gluten aporta propiedades organolépticas que brindan a los productos elasticidad y una consistencia esponjosa muy agradable al gusto. Al eliminarlo hay que buscar otros sustitutos para intentar imitar estas propiedades, que pueden ser nocivos.

Además, según el estudio Nutrimedia del Observatorio de Comunicación Científica de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, si eliminamos el gluten de forma permanente nos podemos volver intolerantes a la proteína, y ahí pueden empezar nuestras alergias y problemas con la dieta.

Aun así, todos los supermercados contienen líneas de gluten-free y lo indican en su etiquetado como un signo de alimento saludable, aprovechándose de esta moda alimentada por rostros conocidos y que perjudica también los bolsillos, ya que los alimentos sin gluten cuestan más que los normales.

Conclusión: si no padecemos ninguna enfermedad relacionada con la asimilación del gluten, lo más recomendable es llevar una dieta variada y equilibrada.

Con información de La Gaceta de Salamanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *