SOPES: ANTOJITOS EN LOS COMEDORES INDUSTRIALES

En México existen un sinfín de platillos elaborados a base de masa de maíz, pero de todos ellos sobresalen los sopes.

Existen muchas maneras de prepararlos de acuerdo a la región del país, y además cada cocinero le pone su toque personal en cuanto al tipo de guisado y guarnición según su preferencia.

Los sopes son unas tortillas algo gruesas, de tamaño mediano, a las que después de cocidas se les pellizcan las orillas. Este borde que se forma al pellizcar las orillas sirve para evitar que se derramen los rellenos que se le añadan. En algunas partes del país los preparan de forma redonda; en otras, ovalada; chicos o enormes.

Los sopes pueden freírse con aceite o manteca de puerco, o sólo cocinarse en el comal sin grasa alguna. Los rellenos más populares son: frijoles refritos; carnes de pollo, de puerco o de res deshebrada y en ocasiones guisadas, con salsa, lechuga o repollo, crema y queso fresco.

Este alimento puede incluirse en el menú de los comedores industriales, pues para su preparación requiere de ingredientes básicos de la dieta mexicana como el maíz y el frijol. Sin duda, es un platillo económico y muy delicioso que tiene muy buena aceptación entre los comensales.

Según cifras de SAGARPA, en México se producen grandes cantidades de cada ingrediente que se utiliza para la elaboración de los sopes:

Maíz: Producción anual de más de 3 millones de toneladas de maíz amarillo.

Frijol: Producción anual de más de 960 mil toneladas.

Lechuga: Producción anual de más de 437 toneladas.

Queso: Producción de más de 282 mil toneladas.

Crema: Producción de más de 154 mil toneladas.

 

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *