SUSPENDER ALGÚN ALIMENTO DEL DÍA INCREMENTA EL TEJIDO ADIPOSO

alt

Comer tres veces, realizar dos colaciones, practicar algún deporte y tomar agua, ideales para llegar al peso ideal sin poner en riesgo la salud

Con la finalidad de disminuir tallas, en la actualidad, los adultos de entre 20 y 40 años de edad realizan ayunos prolongados; sin embargo, el mito de suspender algún alimento del día (desayuno, comida o cena) para bajar de peso, puede ser el inicio de algún desorden alimenticio.

La licenciada en nutrición María del Socorro Santiago Sánchez, jefe de departamento de Nutrición, en el Hospital General de Zona (HGZ) número 30, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dijo que dejar de comer no ayuda a bajar de peso y, por el contrario, provoca aumento del mismo en algunas personas.

Esto se debe a que el organismo utiliza la reserva de glucosa que tiene para que los órganos trabajen, se producen más células de grasa y, por tanto, se forma el tejido adiposo, aseguró.

Además, comentó, evitar algún alimento durante el día puede llevar a distintas consecuencias: disminuir la formación de tejido muscular, falta de algún nutrimento, enfermedades como desnutrición, diabetes o hipertensión y llegar a un síndrome metabólico (cuando se conjuntan diferentes enfermedades).

La nutrióloga Santiago Sánchez explicó que las personas que deseen bajar de peso, deben acudir a las Unidades de Medicina Familiar (UMF) del IMSS, para que especialistas en nutrición les brinden la orientación adecuada, a fin de llevar un estilo de vida saludable y así lograr su peso ideal.

Detalló que el desayuno es el alimento más importante del día, porque es el primer proveedor de energía del cuerpo para que se puedan llevar a cabo las actividades; si éste no se realiza, hay escasez de glucosa en el cerebro y, por ende, falta de concentración en las tareas que se efectúan.

Es recomendable, continuó, que el desayuno y la comida sean los de mayor contenido de cada grupo alimenticio (frutas, verduras, cereales, leguminosas y productos de origen animal), para que durante el día se ocupe la energía que se consume.

La cena debe ser más ligera, pues si se comen carnes rojas, alimentos condimentados o con mucha grasa, éstos ocasionan que el proceso de digestión dure entre dos y cuatro horas, la energía que se consumió no se gaste e, incluso, problemas para dormir, comentó.

Comer diariamente siete raciones de verduras, cinco de frutas, tres de proteínas y pocas cantidades de grasas, ayudará al organismo a realizar sus funciones, tener buena digestión y lograr un estilo de vida saludable, aconsejó.

La jefa del departamento de Nutrición en el HGZ número 30 del IMSS dijo que practicar algún deporte por lo menos 30 minutos al día, así como beber por lo menos un litro y medio de agua, permitirá mejorar la condición física, elasticidad y llegar al peso ideal en menor tiempo sin arriesgar la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *