XVII Congreso Latinoamericano de Nutrición SLAN 2015

Con un llamado común a incorporar un enfoque holístico que contemple todas las aristas en la resolución de los distintos desafíos de nutrición que enfrenta América Latina, concluyó el XVII Congreso Latinoamericano de Nutrición SLAN 2015.

A lo largo de cuatro jornadas que involucraron más de 300 ponentes, los más de mil 300 nutricionistas, médicos y otros expertos que se dieron cita en esta ciudad, debatieron desde diferentes aproximaciones científicas, teóricas y experimentales los desafíos nutricionales del continente, que van desde la malnutrición y el hambre, hasta la obesidad y sus consecuencias.

“Ha sido una experiencia muy enriquecedora la interacción de tantos profesionales que han abordado el desafío de la nutrición desde perspectivas tan amplias y variadas. La hemos visto desde el ángulo de los micronutrientes y de la fortificación, pero también desde la agricultura, del diseño de políticas públicas y la nutrición para lactantes, hasta las necesidades de adultos mayores; en fin, vemos que el reto es muy amplio, por lo que debe enfrentarse desde una visión integral que incorpore y armonice todas estas aristas”, comentó la Dra. María Nieves García-Casal, presidenta del Comité Organizador.

En la última conferencia magistral, la Dra. Helena Pachón, investigadora asociada del departamento de Salud Global en la Universidad Emory en Atlanta, presentó la ponencia “Agricultura sensible a la nutrición: Retos y oportunidades de aplicar estas intervenciones en América Latina y el Caribe”, en la que destacó la importancia de la biofortificación –a partir del cultivo selectivo para mejorar las características de los comestibles- con la cual se podría mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de los agricultores y sus familias.

“Es importante incorporar el tema de nutrición en la agricultura para producir alimentos más efectivos en nutrientes, frijol y trigo con más zinc y más hierro, por ejemplo”, explicó la especialista, y recalcó que a pesar del problema de obesidad que afecta a la región, todavía hay una prevalencia en desnutrición, sobre todo en zonas rurales y las intervenciones en agricultura pueden contribuir a mejorar la calidad de los alimentos; por ello, dijo, los nutricionistas deben participar en el diseño, implementación y monitoreo de los programas de mejoramiento agrícola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *