CONSUMO DE CARNE EN MÉXICO Y LATINOAMÉRICA

De acuerdo con información de Euromonitor, en América Latina el consumo de carne fresca (de res y ternera) es de 14.4 millones de toneladas, mientras que de carne procesada (en la que se incluyen productos marinos y los embutidos) totaliza las 1.35 millones de toneladas anuales y esta última ha crecido en un 9% si se compara con el volumen de hace cinco años.

Ello hace que la industria de carnes procesadas de la región obtenga ingresos anuales por los 16 mil 099 millones de dólares, casi el doble de los 9 mil 960 millones que se generaron en el 2010.

Brasil es el país que consume más carne procesada, según los datos de Euromonitor. Su mercado es el más grande de Sudamérica, absorbe 321 mil toneladas.

En 2014, México consumió 1.6 millones de toneladas de carne fresca, mientras que en el 2015 la cifra de consumo de carne procesada es de 288.5 mil toneladas, lo que asciende a 1.949 millones de dólares.

Analistas de Euromonitor emitieron un comentario sobre el en el mercado de la carne tras el reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud sobre carnes procesadas.

“El consumo de carne roja fresca ha venido declinando en los últimos años en mercados desarrollados como Europa Occidental y América del Norte y una de las razones es que la carne roja se asocia con enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer del sistema digestivo”, dijo Anastasia Alieva, Jefa de investigación de alimentos frescos en Euromonitor International.

Por su parte, Pinar Hosafci, Analista Senior de Alimentos en Euromonitor International, expresó: “No creo que esta noticia tenga un gran impacto en las marcas de alimentos. El reconocimiento de marca en productos de carne procesada envasada ya es relativamente bajo. A nivel global el 28% de las ventas de carne procesada envasada provienen de marcas privadas o marcas blancas y en Europa Occidental, estas marcas abarcan casi la mitad del mercado. A las marcas de carnes procesadas ya se les hace difícil comunicar su valor agregado a los consumidores y el reciente estudio de la OMS definitivamente no les va a hacer el trabajo más fácil. Las asociaciones de carne ya están alarmadas con el mensaje del consorcio italiano de jamón de Parma diciendo que el jamón de Parma no es procesado y no debería ser tratado como si lo fuera. Es probable que en los próximos días tengamos más de este tipo de respuesta negativa proveniente de organizaciones alrededor del mundo. Sin embargo, las empresas enfocadas en carne necesitarán defender sus marcas, al menos en el corto plazo y probablemente enfatizarán los beneficios del consumo de carne incluyendo sus importantes nutrientes y proteínas de alta calidad. También es probable que incluyan un mayor número de productos menos procesados en su portafolio. Esto ya lo podemos apreciar con la adquisición de Applegate Farms por parte de Hormel Foods, que vende carne orgánica y no utiliza antibióticos, hormonas ni preservantes químicos.”

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *