ROSCA DE REYES: TRADICIÓN DE CONVIVENCIA EN LOS COMEDORES INDUSTRIALES

Partir la rosca de reyes es una tradición mexicana y muchas empresas mexicanas dedican un tiempo especial de convivencia con los compañeros de trabajo. Nunca falta quien corta un pedazo muy pequeño para no tener que comprar los tamales el día de la Candelaria, o quien prefiere ocultar el muñeco en la boca con tal de no comprometerse.

El pan de la rosca se distingue por un gran sabor a mantequilla, con el decorado que con el tiempo ha pasado de fruta a seca a ate, cerezas, azúcar, nueces, y hasta chocolate. Según la tradición, esta decoración es la representación de las joyas en las coronas de los reyes magos. Y actualmente se pueden encontrar roscas en diferentes sabores: desde las tradicionales, a base de mantequilla, hasta aquellas rellenas de nata, queso, o mermeladas.

La tradición llegó a México de la mano de los españoles tras la conquista. Popularmente se dice que, cuando la tradición inició, estas figuras no eran muñecos, sino habas o frijoles crudos. Hoy las panaderías generalmente incluyen muñecos de plástico dentro de las roscas de reyes, y algunas todavía se esmeran por poner figuras de porcelana decoradas a mano.

La temporada de roscas comienza días antes del 6 de enero, y ya se pueden ver en todas las panaderías, restaurantes o comedores del país. Disfruta de esta tradición con tus compañeros de trabajo y familiares y acompaña un pedazo de rosca con una taza de chocolate caliente o café.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *