ÍNDICE GLOBAL DE SEGURIDAD ALIMENTARIA 2014

DuPont y The Economist Intelligence Unit (EIU) publicaron el Índice Global de Seguridad Alimentaria 2014, que mostró que 70% de los países analizados aumentaron sus calificaciones de inocuidad alimentaria con respecto al año anterior. El Índice de 2014 midió a 109 países contra 28 indicadores de inocuidad alimentaria que monitorean el impacto permanente de las inversiones agrícolas, colaboraciones y políticas de todo el mundo. El Índice también examina cómo dos nuevos factores: la obesidad y la pérdida de alimentos, afectan el acceso a alimentos sanos, nutritivos y asequibles.

La seguridad alimentaria es un reto global cada vez mayor, a medida que aumenta la población mundial con más de 75 millones de personas cada año, llegando a más de nueve mil millones de personas en 2050. Los precios de los alimentos serán un gran obstáculo para su acceso, mientras millones de personas en el mundo ya invierten tres cuartas partes de sus ingresos en ellos. El aumento de la escasez de agua y tierras de cultivo, especialmente en las naciones en desarrollo, presentará desafíos adicionales para la seguridad alimentaria.

Este año, el Índice ha demostrado que cada región ha mejorado con respecto al año anterior, pero el mayor avance se observó en los países de África Subsahariana, debido principalmente a las mejoras en la estabilidad política y el crecimiento económico, a pesar del ambiente de inocuidad alimentaria. Las puntuaciones en Centro y Sur América y Asia-Pacífica se vieron afectadas por la reducción de la diversificación de la dieta y la disminución del gasto público en investigación y desarrollo agrícola. Incluso con el progreso general, el estudio indica que varios países en desarrollo siguen lidiando con infraestructura inadecuada, riesgo político e inflación de precios de alimentos, mientras que los países desarrollados luchan con la adaptación a la urbanización y la creciente prevalencia de la obesidad.

Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) se añadieron este año al reporte. Ambos países calificaron puntajes de excelente a moderado en todos los indicadores, excepto para el gasto público en Investigación y Desarrollo Agrícola, y, para los Emiratos Árabes Unidos, la volatilidad de la producción agrícola, que representaron debilidades.

La adición de la obesidad como una variable de fondo en el Índice refleja su impacto entre los países desarrollados y en desarrollo. En los países en vías de desarrollo, tales como Siria, México y Jordania, casi un tercio de la población es obesa, comparable con las tasas en Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *