8 MANERAS DE PROTEGER EL ACERO INOXIDABLE

El mantenimiento de la limpieza y cuidado del equipo es una parte crucial para mantener el acero inoxidable en la mejor forma. La mayoría de las veces, la corrosión y la oxidación son los resultados de que la película de pasivación protectora de estos utensilios se rompa a causa de rasguños, rayaduras o restos de agua o cloro. Por ello, toma nota de estos consejos para un correcto cuidado del acero inoxidable y evita su desgaste:

1. Utiliza las herramientas adecuadas.

– Herramientas no abrasivas para limpieza, como paños suaves y/o estropajos de plástico.

– Esponjas para acero inoxidable (limpia en dirección de las marcas de pulido).

2. Limpia en dirección de las líneas de pulido o “grano”.

– Frota en un movimiento paralelo a las líneas de pulido, cuando éstas sean visibles.

– Utiliza un paño suave o un estropajo de plástico cuando no se vea el grano o las líneas.

3. Utiliza limpiadores alcalinos, clorados alcalinos o que no contengan cloruro

– Solicita una alternativa a tu proveedor si tu limpiador actual contiene cloruros.

– Evite los productos de limpieza que contengan sales cuaternarias para evitar las picaduras y la oxidación.

4. Trata el agua

– Reduce los depósitos al suavizar el agua dura (con alto contenido de minerales).

– Instala filtros para eliminar elementos desagradables y corrosivos.

– Llama a un especialista para asegurarte que el tratamiento de agua es el adecuado.

5. Mantén limpio tu equipo de residuos de alimentos

– Utiliza limpiadores alcalinos, clorados alcalinos o sin cloro con la concentración recomendada.

– Limpia con frecuencia el equipo para evitar la acumulación de mancha o residuos duros y resistentes.

– Los cloruros en el agua causan daños, incluso en agua hervida o en limpiadores de calefacción.

6. Enjuaga

– Enjuaga y limpia el equipo y los suministros si se utilizan limpiadores clorados, sécalos inmediatamente.

– Limpia el agua estancada tan pronto como sea posible, especialmente cuando contenga agentes de limpieza.

7. Nunca utilices ácido clorhídrico (ácido muriático) en acero inoxidable.

8. Regularmente restaura/pasiva el acero inoxidable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *