CHÍA, ALIMENTO MILENARIO CON FUTURO

alt

Tanto su aceite como su harina son excelentes para la elaboración de alimentos

Nos encontramos ante el “redescubrimiento” de las semillas de chía (Salvia hispánica L.), una planta originaria de América Central.

La chia era usada como parte de la dieta diaria de aztecas y mayas y ha estado olvidada durante siglos. Conocida también como lasemilla mágica, “superalimento” o “el antiguo alimento del futuro”, la chía se está empezando a utilizar ahora en la industria alimentaria por sus interesantes propiedades nutricionales y terapéuticas.

La chía es una fuente importante de fibra, proteínas de alto valor biológico y antioxidantes naturales. Destaca especialmente por su alto contenido en ácidos grasos Omega-3, en particular, el alfa-linolénico. También es una fuente importante de fibra, proteínas de alto valor biológico y antioxidantes naturales y minerales. Entre los beneficios potenciales de estas pequeñas semillas ancestrales se encuentra la reducción del riesgo cardiovascular, reducción del colesterol “malo” y la mejora de la salud digestiva.

 

Extraordinaria composición nutricional

La chía ofrece un perfil nutricional naturalmente equilibrado, rico en antioxidantes y ácidos grasos omega 3.

La composición química de la semilla es típicamente de 20% de proteína, 25% de fibra alimentaria (5% fibra soluble de muy alto peso molecular) y 34% de aceite; el 64% del aceite son ácidos grasos omega 3.

Aporta también vitaminas (vitaminas del complejo B y vitamina C) y minerales (calcio, magnesio, hierro, potasio, zinc y cobre)

No tienen gluten, por lo que es apto para los celíacos.

Propiedades terapéuticas

Se trata de una de las mayores fuentes vegetales de omega 3, que incorporada a nuestra dieta favorece la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Son diversos los estudios científicos disponibles sobre las propiedades beneficiosas para la salud de la chía. En concreto, la chía se ha relacionado con:

  • La prevención de enfermedades cardiovasculares
  • El control de colesterol y triglicéridos
  • La salud cognitiva
  • El control de azúcar en sangre (Diabetes Tipo 2)
  • Una buena salud digestiva, por ser una excelente fuente de fibra
  • Rápida sensación de saciedad y disminución del apetito
  • Prevención del cáncer, gracias al aporte de antioxidantes naturales (ácido cafeico y coumárico)

 

Aplicación en la industria alimentaria

Se emplea tanto el aceite de chía como la harina.

El aceite de semilla de chía se obtiene del proceso de extracción prensando en frío la semilla de chía. Se presenta desde el punto de vista nutricional como una excelente fuente natural de ácido alfa linolénico, con aportes de componentes bioactivos antioxidantes tocoferoles y polifenoles.

Debido a sus características nutricionales el aceite de chía se está usando en diversas aplicaciones alimentarias: panes, pastas, chocolate, tortas, mezclas de aceite de oliva, etc. El aceite de chía se puede someter al menos a 3 ciclos de fritura. Sin embargo, dependiendo del producto a freír el sabor y olor característico del aceite de chía puede quedar impregnado en este.

Laharina de chía se aplica en dosis del orden del 2 al 5% para elaborar alimentos que adquieren características funcionales como “Fuente de Omega 3”.

Algunas aplicaciones típicas de la harina de chía:

  • Alimentos cárnicos producidos a base de un sustrato de carne picada o molida: embutidos, hamburguesas, albóndigas y similares
  • Alimentos horneables (cocidos al horno): pan, galletas, bollería, etc.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *