CONSEJOS DE MENÚ PARA TRABAJADORES CON HORARIO NOCTURNO

La actividad laboral en horarios no convencionales, condiciona al individuo a padecer molestias o trastornos tanto en el trabajo como fuera del mismo. Estas molestias o trastornos, incluso son un factor de riesgo que pone en peligro la salud, y este peligro es muy acentuado en personas que trabajan durante la noche.

Las manifestaciones inmediatas, suelen ser anomalías a las cuales el individuo no suele dar demasiada importancia. Éstas son consecuencia de la capacidad que tenga cada uno en conciliar la vida social y familiar con la laboral.

Síntomas de alterar los horarios

Los primeros síntomas de alterar los ritmos normales suelen ser:

  • Estrés
  • Dificultad para dormir
  • Insomnio
  • Irritabilidad
  • Cambios de humor
  • Estreñimiento
  • Falta de apetito
  • Fatiga
  • Dieta desequilibrada e inadecuada

Ciertas funciones corporales (ritmo circadiano) están sujetas a la luz de día, por lo que se ven aumentadas de día y disminuidas de noche. Las nombramos a continuación:

  • Temperatura
  • La capacidad respiratoria
  • Secreciones hormonales
  • Secreción de neurotransmisores
  • Capacidad física
  • Capacidad mental
  • Tensión arterial

Es importante señalar que, además cuando los horarios son rotativos, el trabajador no tiene el tiempo necesario para poder adaptarse a los diferentes turnos y es ahí cuando comienzan a manifestarse las dificultades o trastornos psíquicos o corporales.

Consejos para alimentarse mejor

En lo que a dieta y alimentación se refiere, lo más acertado será dedicarle 5 minutos más a la preparación de la cena o comida en casa, y poder llevarla en un recipiente, para no terminar comiendo nada a base de bocadillos, sandwich, bollería (pastelería), acompañados siempre de cafés en exceso o bebidas gaseosas.

Si la alimentación termina siendo así, está más que claro, que repercutirá en la salud y en la capacidad laboral de la persona.

Si a las 4:00 am, tiene la necesidad de tomar alimento, debe consumir una fruta o un yogur, o unas rebanadas de jamón york o pavo magros.

Es básico no tomar hidratos y azúcares en la noche, para que el organismo no los acumule en forma de grasa.

Recomendaciones dietéticas y distribución de la dieta:

El punto más importante a tener en cuenta es que cuando los horarios son rotativos lo ideal es respetar los ritmos circadianos y no querer seguir los horarios y distribución convencional de las comidas.

La alimentación debe adaptarse a cada caso en particular y al horario laboral.

Realizar como mínimo tres comidas principales y dos meriendas, para evitar la hipoglucemia, ya que la misma afecta negativamente al rendimiento y capacidad laboral.

Al realizar 5 comidas diarias, se evita el “picoteo” inadecuado o el comer exagerado en alguna comida principal, ambos potenciadores del aumento de peso corporal.

Aquellas personas que después de la comida o cena, deban seguir trabajando, lo más adecuado será realizar un buen desayuno o merienda, para que así tanto la comida(almuerzo) o cena sean ligeros. De esta forma evitaremos esa “somnolencia” que produce una comida desequilibrada y copiosa. La digestión será rápida, sin molestias y los riegos laborales no existirán.

Los ajustes básicos de la dieta son: evitar comidas/cenas pesadas y grasosas, no consumir snacks, papas fritas o bollería entre horas. No es conveniente abusar de bebidas estimulantes, azucaradas y refrescos.

Ejemplo de menú, para quienes trabajan de noche:

Desayuno: 6:30/7:00 hrs

  • Lácteos: leche o yogur
  • Cereal: pan, tostadas, galletas o cereales
  • Fruta

Media mañana o merienda: 13:00/14:00 hrs (si es que a esta hora se despierta)

  • Fruta + yogur, o solo elegir uno.

Comida: 15:00/16:00 hrs

  • Hidratos de carbono: pasta, arroz, legumbre, pan
  • Proteínas: carnes, pescados, huevos, aves
  • Verduras: ensalada o cocidas
  • Fruta o yogur

Merienda: 18:30/19:30 hrs

  • Yogur o leche
  • Fruta
  • 1 bocadillo pequeño (si el trabajo es intenso)

Cena: 23:00/24:00 hrs

  • Vegetales: ensalada o verduras cocidas
  • Proteínas: carnes blancas o pescado
  • Fruta o yogur
  • Pan (1 rebanada o un panecillo pequeño)

Teniendo una mejor organización y dedicando más tiempo a una alimentación saludable, será factible combinar el trabajo, la familia y nuestras funciones corporales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *