SUBE EL CONSUMO DE REFRESCOS Y BAJA EL DE FRUTAS Y VERDURAS

alt

La obesidad y el sobrepeso en la población mexicana se han incrementado en los últimos 20 años

Según un estudio reciente en la población escolar de algunas zonas del Estado de México, que midió la resistencia a la insulina y factores pro inflamatorios, los infantes reportan desnutrición, obesidad y propensión a diabetes, entre otras enfermedades.

Cifras confiables indican que el consumo de refrescos embotellados aumentó 40%, mientras que el consumo de frutas y verduras descendió 30% en ese periodo, aseguró Alejandro Calvillo Unna, director de El Poder del Consumidor, A.C. y miembro del Consejo Consultivo del Consumo de Profeco y de Consumers International, en la conferencia “El negocio de las refresqueras y del agua embotellada en México: nutrición, pobreza y política de Estado”, efectuada en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM.

Calvillo, agregó que, de acuerdo con cifras de la Universidad de Yale, cada mexicano ingiere 163 litros de refrescos al año, en promedio, lo que coloca al país entre los principales consumidores de este tipo de bebidas en el mundo. Además, a ello se debe aumentar la ingesta de agua embotellada, con lo que también se modifican las formas de hidratación de la población.

En México, el consumo de agua se elevó de 10 mil 474 millones de litros en 1997, a 26 mil 070 millones de litros en 2009, un aumento de 148% en 12 años. Enorme, desde el punto de vista económico, pero también grave en términos de impacto ambiental, debido a los desechos plásticos que genera embotellar el líquido.

A su vez, Abelardo Ávila Curiel, investigador del Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán, se refirió al modelo económico del país, del que criticó la política alimentaria.“La falta de normas legislativas para regular la publicidad dirigida a los escolares ha propiciado que en las escuelas se expendan alimentos chatarra, incluidos los refrescos negros embotellados”, añadió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *