LA OBESIDAD ES YA UNA “EPIDEMIA”

“En los últimos 30 años los índices de obesidad en niños se han triplicado, hoy casi un 30% de los adolescentes e infantes en nuestro país se pueden considerar obesos y, en general, 70% de la población adulta se encuentra en esta condición”, advirtió el rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers.

En la entrega del XXIX Premio “Miguel Alemán Valdés” en el área de la Salud, destacó que la obesidad tiene una relación directa con la diabetes. Hay quien inclusive ha acuñado el término de ‘diabesidad’ para vincularlas, apuntó.

Además, en 2012 el Estado gastó 40 mil millones de pesos en complicaciones propias de la obesidad; esto representa el 14 por ciento de todo el gasto que se hace en salud y el 0.4% del producto interno bruto del país, cuando todo lo que se invierte en investigación es de 0.68%, subrayó.

En la Biblioteca Mexicana de la Fundación Miguel Alemán AC., Graue Wiechers puntualizó que se requiere investigar y llegar a las bases moleculares.

Por supuesto, son necesarias todas las medidas que se han tomado, como medirse, moverse, cuidar el peso; que la ingesta de refrescos disminuya, tener una alimentación sana, “pero no es sencillo porque en las escuelas no es fácil tener congeladores para conservar verduras. Entonces es indispensable hacer más”, agregó.

Al referirse al galardón, el rector enfatizó que “para la Universidad es un gusto que sea un premio para los jóvenes, porque México tiene que apostarle a ellos. Parte de la misión de la UNAM es investigar problemas que tengan repercusión en el desarrollo del país y este reconocimiento va dirigido a ello, finalmente, es de investigación aplicada”.

El premio fue entregado a Ranier Gutiérrez Mendoza, egresado de la Facultad de Psicología (FP), quien realizó sus estudios de doctorado en el Instituto de Fisiología Celular (IFC) y el posdoctorado en la Universidad de Duke, EU. Actualmente labora como profesor-investigador en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN.

Su línea de estudio se enfoca al control neuronal del apetito, mediante la cual busca los circuitos neuronales que regulan el consumo excesivo de alimentos que resultan sabrosos a nuestro paladar. ¿Por qué comemos de más?, es la pregunta empírica y científica que señala el objetivo de lo que indaga Gutiérrez Mendoza.

Cada día estamos más cerca de entender ese cuestionamiento; en nuestro laboratorio de Neurobiología del Apetito ya podemos prender o apagar neuronas a placer, para desarrollar métodos que ayuden a los obesos a controlar su forma de comer e, incluso, perder peso, explicó.

El Premio “Miguel Alemán Valdés” en el área de la Salud es otorgado por la fundación del mismo nombre, en colaboración con la UNAM, el Cinvestav y la Secretaría de Salud del Gobierno capitalino para estimular a investigadores y clínicos mexicanos de alta calidad académica, no mayores de 40 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *