DESINFECCIÓN DE FRUTAS Y HORTALIZAS

Un correcto manejo de alimentos evita enfermedades en los comensales

Con una correcta limpieza y desinfección, las frutas y hortalizas que se consumen crudas son parte imprescindible de una dieta equilibrada, sana y segura. Desde la compra hasta el momento de servir en la mesa este tipo de productos podemos tomar en cuenta una serie de recomendaciones, que nos ayudarán a garantizar la seguridad alimentaria de frutas y hortalizas crudas.

  1. La etapa de producción primaria y el transporte pueden ser origen de contaminaciones con patógenos como Listeria, Cryptosporidium o E.coli.  Por lo tanto, la primera recomendación es realizar una buena selección de proveedores, que garanticen que aplican buenas prácticas higiénicas durante el cultivo, la cosecha y las fases posteriores a la cosecha.
  2. También en el caso de las hortalizas y frutas, para cuya manipulación deberemos mantener siempre condiciones higiénicas, cuidar la limpieza de utensilios y superficies y poner especial atención al correcto lavado de manos.
  3. Después del lavado, la desinfección de vegetales con lejía es una práctica recomendada en la restauración para reducir la presencia potencial de patógenos. Para ello, siempre utilizaremos lejía de uso alimentario, identificada como “apta para desinfectar agua para el consumo humano”, que tienen una concentración de cloro activo entre 35 g/L y 60 g/L. La concentración adecuada de lejía en el agua de tratamiento se considera entre 50 y 100 ppm. Las frutas y verduras no deben permanecer más de 5 minutos inmersas en el agua con lejía. Finalmente, hay que aclarar bien los vegetales con agua y escurrirlos.
  4. Los vegetales no deben trocearse antes de limpiarlos y desinfectarlos. Además, el tiempo que transcurre entre el troceado de los vegetales y su consumo debe ser el mínimo posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *