CRUZADA NACIONAL CONTRA EL HAMBRE

alt

Esta estrategia alineará 70 programas de la administración pública federal

Luego de firmar el decreto en el estado de Chiapas, por el que se establece el Sistema Nacional contra el Hambre, el presidente de la República Enrique Peña Nieto señaló que esta cruzada será un esfuerzo permanente de la administración en los próximos seis años, y convocó a toda la sociedad para sumarse a esta gran causa que es por todos los mexicanos.

“El hambre para muchos es, quizá, una verdad ignorada, hay quienes no la conocen, otros quizá no la aceptan, y algunos ni siquiera se atreven a mencionarla”, afirmó el titular del Ejecutivo Federal. “Hay que reconocer que México, en pleno siglo XXI, tiene entre su población a millones de mexicanos que atraviesan por la falta de alimentos necesarios y que, en consecuencia, viven en pobreza y bajo condiciones de hambre”, añadió.

Acompañado por su esposa, Angélica Rivera de Peña y mandatarios estatales, Peña Nieto dijo que esa es la realidad lacerante y lastimosa del México del siglo XXI, por lo cual hoy estamos convocados todos a ser parte de un esfuerzo compartido para revertir este escenario y esta condición.

Además subrayó que ésta es una de las iniciativas de mayor contenido social del Gobierno de la República. La cruzada atenderá en primer orden a los 7.4 millones de mexicanos que padecen una doble condición, de pobreza extrema y de carencia alimentaria severa.

El presidente Peña Nieto indicó que la alimentación es un derecho humano, reconocido universalmente y establecido en el Artículo 4 de nuestra Constitución; sin embargo, reconoció, “es un derecho que no se ha materializado plenamente en todos los mexicanos”.

La Cruzada Nacional contra el Hambre tiene cuatro características: una orientación focalizada, en la que los esfuerzos se concentrarán en las localidades más críticas de 400 municipios de alta incidencia de pobreza extrema y carencia alimentaria; corresponsabilidad de todas las dependencias y gobiernos locales, en una estrategia en la que se conjuntan esfuerzos de todos los sectores de la administración pública para asegurar salud, educación, vivienda, una mejor economía y servicios básicos, como agua, luz y drenaje en esos municipios que serán la primera prioridad; una estrategia social que fortalece las capacidades productivas de las zonas de mayor marginación y pobreza; y, cuarta, que involucra la energía comunitaria y social de todos los mexicanos.

En el evento señaló que ha instruido a la Secretaría de Desarrollo Social para coordinar los esfuerzos de toda la Administración Pública a fin de lograr una amplia convocatoria social; organizar los bancos de alimentos y de donaciones; establecer un fondo de trabajo solidario para aquellos que quieran destinar parte de su tiempo a la Cruzada Nacional contra el Hambre; y trabajar con especialistas en alimentación, nutrición y pobreza, a fin de asegurar que la Cruzada esté alineada, también, al Programa Hambre Cero, al que ha convocado Naciones Unidas.

Suscripción al Boletín Electrónico:

* requerido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *