AHORRO DE RECURSOS EN LA COCINA

Conservación de energía

La energía es parte fundamental dentro de una cocina, ya sea para conectar refrigeradores, congeladores, hornos de microondas, licuadoras (eléctricos) o estufas (gas). A continuación se presentan algunas alternativas para reducir el consumo de energía en una cocina:

  • Alternativas en la reducción de consumo de energía

Sustituir aparatos electrodomésticos muy viejos por equipos nuevos.

Reduzca los tiempos de precalentamiento en el horno.

Verifique los empaques del horno.

Evite abrir constantemente el horno durante la cocción de un platillo.

Evite utilizar la luz eléctrica de la cocina si no la requiere.

Abra lo menos posible las puertas del refrigerador y congelador durante el día.

Evite mantener las puertas de refrigerador abiertas al introducir alimentos y ciérrelas lo antes posible.

Distribuya los recipientes dentro del refrigerador de manera ordenada, procure dejar espacios libres entre ellos para que el aire circule eficientemente.

Al cocinar en ollas siempre tápelas para reducir el tiempo de cocción de los alimentos.

Verifique que la llama de la estufa y del horno siempre sea de color azul, este color señala una correcta combustión del gas.

Utilice luz artificial de bajo consumo eléctrico (LED)

Lave con agua fría la loza para evitar el consumo de energía al calentarla.

Apague los equipos electrodomésticos cuando no estén en uso.

Conservación de agua

El uso de agua limpia es parte fundamental dentro de una cocina, desde la preparación de alimentos hasta para su limpieza. A continuación se presentan algunas alternativas para reducir el consumo de agua en una cocina.

  • Alternativas en la reducción del consumo de agua

Adaptar reductores del flujo de agua en los grifos para reducir su consumo.

Procurar llenar el lavaplatos antes de encenderlo para aprovechar al máximo el agua empleada.

Al cocinar los alimentos, utilice la cantidad de agua exacta para evitar tiempos de cocción prolongados.

No use mangueras para la limpieza de los pisos; utilice únicamente el agua necesaria dosificándola en cubetas.

No descongele los alimentos en el chorro de agua; es mejor colocarlos en el refrigerador la noche anterior a su consumo.

Fuente: BRAUN, Debby. (2015) Higiene en la cocina. Guía para evitar la contaminación de alimentos. Ediciones Larousse, Ciudad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *