CONSEJOS PARA UTILIZAR TABLAS DE CORTAR EN LA COCINA

En dados, al estilo juliana, tiras finas, gruesos…las formas de cortar los alimentos son tantas y a todas estas formas las une la superficie en la que se hacen: la tabla de cortar. Todas las cocinas tienen en común que disponen de al menos una tabla en la realizan estos cortes para no dañar la superficie de la mesa.

Y es que las tablas de cortar tienen como principal función proporcionar una superficie plana y estable sobre la que se pueda realizar el corte de forma segura. Y no solamente para proteger la mesa, sino también para alargar la vida de los filos de nuestros cuchillos, al mismo tiempo que nos ayudan a mantener limpia y ordenada esa cocina donde vamos a preparar deliciosas recetas.

Donde más conocen los beneficios de estas tablas son en los restaurantes y comedores industriales, entornos profesionales en los que cada acción se mide detalladamente. Allí no es casualidad encontrar diferentes tablas de diversos colores, y es que se utilizan para identificarlas según los alimentos que se pueden cortar en ellas. ¿La razón? evitar la contaminación cruzada, además de evitar la mezcla de sabores y olores.

Aquí unos ejemplos de cómo utilizarlas:
– Color amarillo: Para carnes blancas (pollo, pavo…)
– Color azul: Para pescados y mariscos
– Color verde: Frutas y verduras
– Color rojo: Para carnes rojas (res, cordero…)
– Color marrón: Para carnes cocinadas y fiambres
– Color blanco: Para pastas, pan, bollería y quesos

En el hogar se deben tener como mínimo 2 tablas. Una de ellas para productos como el pan, bizcochos, frutas, quesos, verduras y otras para productos como carnes y pescados

A nivel doméstico se permiten las tablas de madera ya que los nuevos tratamientos y terminaciones consiguen tablas de corte de madera muy bien acabadas y con unas calidades excelentes. Aun así en las cocinas profesionales éstas están prohibidas (junto a otros utensilios) ya que la madera, al ser porosa, puede mantener restos de alimentos en esos poros y con el tiempo producir bacterias. Las tablas de cortar de polietileno, por no ser poroso, son más seguras y son la mejor opción para reducir al máximo los riesgos.

Sean de madera o de polietileno las tablas de corte también requieren cuidados, siempre hay que lavarlas después de su uso, especialmente cuando se cortan alimentos crudos como carne o pescado, evitando utilizar lejía, si no queremos que pierda color la tabla. Después es importante secarlas y no guardarlas en cajones o lugares cerrados hasta que estén bien secas, ya que esto ayuda a la proliferación de bacterias.

Si tienes una tabla de madera, un truco para limpiarlas si no tienes productos especiales es esparcir sal, cortar medio limón y exprimir el zumo sobre la tabla y con el mismo limón frotarla, y aclarar con agua. El resultado es una tabla limpia, desinfectada y libre de olores y sabores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *