CONSIDERACIONES POST VACUNACIÓN EN LOS CENTROS DE TRABAJO

Los lugares de trabajo necesitan estrategias para evaluar y gestionar adecuadamente a los empleados que presentan signos y síntomas después de recibir una vacuna contra el COVID-19.

Los programas de salud ocupacional y los funcionarios de salud pública pueden utilizar estas estrategias, las cuales se aplican a los empleados que trabajan en varios entornos. Esta información es aplicable durante 1-3 días luego de que un trabajador de atención médica u otro empleado reciba una dosis de la vacuna. Este enfoque reduce al mínimo la cantidad de empleados que quedan excluidos del trabajo innecesariamente, y reduce la posibilidad de interrupciones en las operaciones del lugar de trabajo.

Este enfoque también apunta a reducir la propagación del COVID-19 y otras enfermedades infecciosas que pueden ocurrir si los empleados que deberían ser excluidos del trabajo tienen permitido trabajar. Estas recomendaciones se basan en el conocimiento actual de los signos y síntomas posteriores a la vacunación contra el COVID-19 y podrían modificarse a medida que aprendemos más acerca de cómo funcionan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales. Estas consideraciones pueden adaptarse a una variedad de entornos laborales. Las consideraciones posvacunación también están disponibles para los residentes de establecimientos de cuidados a largo plazo.

Luego de vacunarse contra el COVID-19, los empleados podrían presentar algunos efectos secundarios. Es normal que ocurran. Los efectos secundarios frecuentes incluyen dolor, enrojecimiento e inflamación en el brazo donde recibieron la vacuna, además de fiebre, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza, náuseas y dolor muscular. Los ensayos clínicos detectaron que la mayoría de los signos y síntomas:

  • Son leves a moderados en cuanto a su gravedad
  • Ocurren dentro de los primeros 3 días luego de vacunarse (el día de la vacunación y los 2 días siguientes, y la mayoría de ellos ocurre el día posterior a la vacunación)
  • Mejoran al cabo de 1-2 días
  • Son más frecuentes e intensos después de la segunda dosis de las vacunas ARNm y entre personas más jóvenes en relación con personas más grandes (>55 años)

Las tos, la dificultad para respirar, el moqueo, el dolor de garganta o la pérdida del gusto o el olfato no concuerdan con los síntomas posvacunación, y en su lugar podrían ser síntomas de COVID-19 u otra infección.

Podría ser difícil distinguir los signos y síntomas posvacunación de los signos y síntomas del COVID-19 u otras enfermedades infecciosas. Los empleados con signos y síntomas en los primeros 1-3 días después de la vacunación podrían considerarse infecciosos erróneamente; esto podría excluirlos innecesariamente del trabajo y podría tener consecuencias negativas para los empleados, clientes y lugares de trabajo. Se necesitan estrategias para gestionar eficazmente los signos y síntomas posvacunación y limitar las restricciones laborales innecesarias.

Mientras los expertos aprenden más acerca de la protección que brindan las vacunas contra el COVID-19 en condiciones reales, es importante seguir usando todas las herramientas disponibles para controlar esta pandemia.

Consideraciones para minimizar el efecto de los signos y síntomas posvacunación en empleados y lugares de trabajo

Aliente a los empleados a vacunarse tan pronto como sean elegibles y a considerar programar una cita de vacunación 1-2 días antes de los días planificados que se tomaran en el trabajo.

Escalone las citas de vacunación para no vacunar a todos los trabajadores al mismo tiempo en un mismo departamento, servicio o unidad donde es necesario continuar con las operaciones. Escalonar la vacunación podría ser más importante luego de recibir la segunda dosis de las vacunas ARNm (p. ej., Pfizer-BioNTech, Moderna), cuando es más probable que ocurran síntomas luego de la vacunación, como fiebre.

Informe a los empleados acerca de los posibles efectos secundarios frecuentes luego de la vacunación y brinde información acerca de lo que deben hacer si presentan efectos secundarios.

Ofrezca o identifique opciones para realizar pruebas virales del COVID-19 de modo que sean accesibles para los empleados con signos y síntomas sistémicos luego de la vacunación.

Ofrezca opciones de licencia por enfermedad flexibles sin sanción (p. ej., licencias por enfermedad remuneradas) a los empleados con signos y síntomas sistémicos luego de la vacunación.

Cómo evaluar y responder a los signos y síntomas posvacunación en empleados

Estos enfoques se aplican a los empleados que han recibido la vacuna contra el COVID-19 en los 3 días previos (incluido el día de la vacunación, al cual se considera día 1), y de quienes se desconoce si han tenido una exposición al COVID-19 en algún entorno comunitario, no perteneciente a la atención médica laboral, o de atención médica en los últimos 14 días. Los empleados que presentan síntomas y han tenido una exposición a alguien con COVID-19 confirmado en los últimos 14 días deben ser excluidos del trabajo y someterse a una evaluación para detectar el COVID-19.

Fuente: Centros para el Control y Prevención de Enfermedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *