NUEVO SISTEMA DE DETECCIÓN MOLECULAR PARA PATÓGENOS

alt

Cifras de la Organización Mundial de la Salud y la Pan American Health Organization (PAHO), revelan que hasta 2010 las enfermedades digestivas habían aumentado de un 7% a un 18%, únicamente en México

3M, empresa líder en investigación y desarrollo dio a conocer en México su nuevo Sistema 3M® de Detección Molecular para Patógenos, una innovadora combinación de tecnologías únicas con amplificación isotérmica de ácidos nucleicos (ADN) y de detección por bioluminiscensia, mismos que proporcionan resultados rápidos y exactos, además de facilidad de uso.

 

Dicha solución es un sistema compacto, resultado de diversas pruebas aplicadas en alimentos procesados; lácteos y cárnicos, y tiene como principal objetivo detectar alguna anomalía en los productos. Cada componente optimizado trabaja en conjunto para la mejora del rendimiento en áreas que permiten ahorrar tiempo, aumentar la productividad y asegurar la precisión.

“La presencia de patógenos representa una verdadera amenaza, tanto para la salud pública, como para los negocios de la industria de los alimentos. Ante esto, es urgente que países como México, eleven sus estándares de calidad en cuanto a la producción de los mismos. Está comprobado que el Sistema 3M® de Detección Molecular para Patógenos facilita que las empresas procesadoras como rastros, sectores agrícolas, establos, supermercados, comedores industriales, hoteles y restaurantes detecten la presencia de patógenos y operen con la certeza de que están extremando precauciones para brindar seguridad a los consumidores. Ellos confían en que las empresas les ofrecen alimentos seguros y de calidad todos los días y por esa razón es que la industria debe anticiparse a encontrar y aplicar soluciones”, mencionó el doctor Francisco Díez González, docente e investigador en el departamento de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Universidad de Minnesota.

De acuerdo con el Informe del Proyecto de Calidad Microbiológica de Alimentos Potencialmente Peligrosos de la Comisión de Operación Sanitaria, durante 2010, un total de 101 913 muestras de alimentos fueron analizadas por las autoridades sanitarias estatales, encontrándose 25.9% contaminadas microbiológicamente. Lo anterior, llevó a concluir un impacto económico y social derivado de las ETA (Enfermedades Transmitidas por Alimentos), entre las que destacan:

  • Disminución en la productividad de las personas por ausentismo o mal rendimiento en el trabajo.
  • Pérdidas económicas para el país por aumento en la demanda de medicamentos, servicios médicos y hospitalarios.
  • Impacto negativo sobre el turismo.
  • Impacto negativo en el desarrollo del comercio nacional e internacional.

 

Según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la aparición de las Enfermedades Trasmitidas por Alimentos (ETA´s) ocurre por diversos motivos, desde la introducción de patógenos a nuevas áreas geográficas gracias a la globalización en la distribución de alimentos, hasta cambios en los microorganismos que les permiten sobrevivir a condiciones ambientales adversas, generar nuevas cepas virulentas, etc. Sin embargo, se requiere del esfuerzo conjunto del gobierno, la industria alimenticia y los consumidores para su control.

Los tipos de ETA, de acuerdo con el cuadro de síntomas presentado, se dividen en:

  • Gastrointestinales – diarrea, vómito, dolores intestinales, etc.
  • Sistémicas – afectan otros órganos además del intestino.

 

Si bien, en la industria existen varios métodos de detección, es importante tener claro los factores para decidir qué alimentos/microorganismos deben ser analizados. Algunos son:

  • Características del alimento
  • Enfermedades previamente asociadas con el tipo de alimentos
  • Tipo de ingredientes
  • Etapas del proceso de producción
  • Población consumidora
  • Manejo post-procesado
  • Requisitos legales/normatividad

En ese sentido, aunque la ciencia puede ser compleja, utilizar el Sistema 3M® de Detección Molecular para Patógenoses sencillo. Con el mismo protocolo para cada análisis y menos pasos que la mayoría de las pruebas, este sistema hace que sea fácil capacitar al personal del laboratorio. Las pruebas de diferentes patógenos utilizan el mismo proceso, lo que reduce las tareas repetitivas y las oportunidades para los errores humanos. De igual forma, este sistema de bajo mantenimiento alerta al operador si se auto detecta un mal funcionamiento o una falla.

“Es preciso resaltar la importancia de que las compañías procesadoras adopten una cultura de inocuidad alimentaria. Incluso debe verse como necesaria para proteger el prestigio de su marca. Se debe romper el esquema tradicional de “las enfermedades del estómago son parte de la vida” y aplicar el modelo avanzado de “las enfermedades gastrointestinales no son aceptables y se deben prevenir”, concluyó el doctor Francisco Díez González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *