SE TRIPLICA EN VEINTE AÑOS EL TRABAJO DE LAS MUJERES EN EL CAMPO

alt

Baja California y Puebla las entidades en las que más incide el trabajo femenino
La participación de las mujeres en todos los sectores productivos es, hoy por hoy, una necesidad de la que depende un sano desarrollo de los países del orbe. En tanto no se tomen decisiones encaminadas a abrirles paso en todos los sentidos, para su desarrollo y actividad sin trabas, no habrá política pública, iniciativa o programa que funcione. Ambas mitades del mundo, hombres y mujeres, compartiendo obligaciones y derechos; ambos factores de la ecuación prodigando respuestas y participando de un destino común.

El campo nacional ha experimentado durante las dos últimas décadas una feminización creciente: las mexicanas que trabajan en el sector han pasado de 189 mil 150 en 1990 a 650 mil 328 en 2010, lo que equivale a un aumento de 343%. De acuerdo con los datos aportados por los censos, una de cada diez personas ocupadas en actividades relacionadas con el sector agropecuario y pesquero, es una mujer.
Mientras que en la década de los noventa el porcentaje de ocupadas en el sector era de apenas 3.6% en comparación con 96.4% de los varones, para 2010, la correlación ha cambiado a 10.8% de mujeres por 89.2% de hombres. Su promedio de escolaridad es de poco menos de 6 años (el equivalente a primaria).
Con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2010, si se compara la participación de la mujer en relación con el número de ocupados en actividades primarias por cada estado, Baja California es el más destacado con una mujer por cada cuatro (24%) trabajadores del campo y Puebla con una por cada cinco (19.7%). Otras entidades por encima de la media son Guerrero (16.9%), Oaxaca (16.9%), Baja California Sur (16.6%) y Guanajuato (15.5%). Los estados con menos mujeres en estas labores son Durango (2%) y Tabasco (2.9%).
Del total de las mexicanas dedicadas a las actividades primarias dos de cada cinco (40.2%) viven en tres entidades: Puebla (15.7%), Oaxaca (12.9%) y Guerrero (11.5%). Los estados en donde menos mujeres participan en el sector son el Distrito Federal (0.3), Durango (0.3) y Quintana Roo (0.4).
La actividad femenina no sólo se centra en la agricultura. El terreno de los negocios ha sido también campo fértil para su activa participación: entre las personas que tienen o manejan un negocio agropecuario o pesquero (tres millones 633 mil 92 personas) 343 mil 977 son mujeres. Dos de cada cinco propietarios de unidades ganaderas (41.2%) son mujeres.
De acuerdo con los datos del Censo Agropecuario de 2007, de un millón 442 mil 807 posesionarios de ejidos 331 mil 570 son mujeres, es decir casi 23% del total, prácticamente uno de cada cuatro. Asimismo, hay 243 mil 368 mujeres que se declaran posesionarias de parcela individual y 798 llevan el cargo de Comisario Ejidal, lo que indica que poco a poco, las féminas se apropian y acercan con éxito a las actividades de carácter político o de representación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *