TIPOS DE SARTENES Y CÓMO ELEGIRLOS

Elegir un sartén práctico, duradero y que no desprenda sustancias tóxicas puede ser complicado si no se conocen los materiales de los que están hechos hoy. Aquí te ofrecemos una guía.

Ahora, en una etapa caracterizada por nuevos materiales, atoxicidad, “auditorías” a los fabricantes y exigencia de transparencia en todos los elementos que la componen, tenemos en cuenta los siguientes criterios:

  • Comodidad de uso
  • Adherencia
  • Material del revestimiento
  • Material debajo del revestimiento y que puede estar en contacto con el alimento
  • Si son aptos para todo tipo de fuegos
  • Presupuesto

Y, además, los sartenes pueden estar elaborados con 8 tipos de materiales:

  • Hierro
  • Aluminio
  • Acero inoxidable
  • Cerámica
  • Antiadherente clásico
  • Vidrio
  • Antiadherente con titanio
  • Titanio 100%
  1. SARTENES DE PLOMO Y COBRE, ¡NO!

El plomo es un material muy tóxico que se acumula en el organismo, y el cobre queda precioso como objeto decorativo, pero no para cocinar porque pueden contener estaño o níquel y causar intoxicaciones.

Las baterías de cocina que contienen cobre sólo en el fondo, porque es un buen conductor de calor, sí son aptas para el consumo al no estar en contacto con el alimento. Entonces tendríamos que valorar el revestimiento de estos sartenes.

  1. SARTENES DE HIERRO

Los sartenes de hierro tienen fans y detractores. Para los fans:

  • Difunden muy bien el calor.
  • Son perfectas para saltear o dorar a la plancha.
  • Aportan hierro dietético.
  • Duran toda la vida.

Sin embargo, el hierro que liberan al alimento es un aspecto controvertido, pueden ser incómodas de usar por su peso y los cuidados necesarios para evitar la oxidación –según el tipo–, el asa quema si es de hierro (las hay también de acero o madera) y no son antiadherentes.

Existen distintos tipos y acabados en sartenes de hierro:

  • Hierro mineral. Algunos tienen un recubrimiento de cera de abeja que evita la oxidación.
  • Hierro fundido o colado, que se fabrica con moldes de arena. En este caso, las piezas son más gruesas y pueden incorporar esmaltados que evitan que se oxide, como los revestimientos vitrificados.

3. SARTENES DE ALUMINIO
Los expertos no recomiendan su uso en contacto directo con el alimento porque es neurotóxico y se sospecha de su relación con distintas enfermedades mentales.

Hay riesgo de que las sales de aluminio se trasfieran a la comida, sobre todo a alimentos ácidos y calientes.

Las excepciones son:

  • El aluminio anodizado, más resistente y menos poroso porque tiene un tratamiento de sellado.
  • El aluminio forjado de gran grosor.

4. SARTENES DE ACERO INOXIDABLE

Es una aleación de hierro con carbono y pequeñas proporciones de metales pesados (níquel, cromo, molibdeno). Aunque es un material bastante estable, puede liberar pequeñas cantidades de iones metálicos a la comida en aceros de mala calidad, si está rallado o con alimentos ácidos. Lo deben evitar personas alérgicas a ellos o con sensibilidad química.

  • Acero 18/10. Un acero popular y seguro es el 18/10, compuesto por 18 partes de níquel y 10 de cromo.
  • Acero quirúrgico (T-304). Destaca por su calidad, que se emplea en bisturís, pinzas, etc. No es poroso y no provoca reacciones alérgicas en la mayoría de las personas.
  • Acero con titanio. Suele ser de alta gama, pero el titanio no “indulta” al resto de metales. Para conseguir la mayor atoxicidad habría que apostar por titanio 100%.

5.SARTENES DE CERÁMICA

También hay sartenes blancas, popularizadas con la “crisis del teflón”, que ofrecen una superficie más segura y también antiadherente. Pero se encuentran muchas diferencias según las calidades.

Las más económicas se deterioran rápido y algunas termocerámicas contienen disolventes y nanopartículas, que pueden liberarse a los alimentos y causar efectos inciertos sobre la salud.
Las buenas sartenes de cerámica deben estar certificadas sin metales pesados, PFOA ni nanotecnología.

Y, aun así, hay que tener en cuenta que debajo del revestimiento cerámico se suele encontrar un fondo de aluminio que no debe estar en contacto con el alimento si se raya la sartén. También son más delicadas que otras: no aguantan altas temperaturas y van perdiendo antiadherencia.

¡Qué no te engañen! Ojo con los sartenes “a la piedra” o “granito” que realmente son termocerámicas teñidas, con los mismos inconvenientes y características mencionados según su calidad.

Y ojo también con los sartenes de color metal brillante que dicen ser “de titanio” pero que son de acero con un porcentaje mínimo de titanio, no exentas de la posible toxicidad de los otros metales.
Hay que leer bien la “letra pequeña” y pedir información al fabricante.

  1. SARTENES DE VIDRIO

No estamos acostumbrados a las cazuelas y sartenes transparentes pero se han posicionado como buena opción por ser un material inocuo, estable, no poroso y apto para todo tipo de fuegos menos la inducción.

Tienen en contra, al igual que los de acero, que no son antiadherentes (hay que cocinar con un poco de aceite o agua).

  1. SARTENES DE TITANIO, COMO EN LA NASA

Este material está marcando una nueva era en los sartenes porque es:

  • Atóxico.
  • De gran pureza y duración.
  • No produce alergias.
  • Difunde muy bien el calor.

Hay otras sartenes y cazuelas de alta calidad, de color negro, en las que el titanio forma parte de la composición. Estas sí son antiadherentes y si se rayan no hay peligro porque el titanio está bajo el revestimiento para conferirle resistencia y atoxicidad.

  1. SARTENES DE TEFLÓN: AYER Y HOY

Fue el colmo de la modernidad y comodidad porque la comida no se pegaba a la sartén, pero escondían una “trampa”: aunque el antiadherente en sí (PTFE) era seguro, la sustancia que unía el antiadherente a la sartén, no.

Se trataba del PFOA, que se comporta como disruptor endocrino y se ha relacionado con tumores hormonodependientes, se acumula en riñones e hígado, daña el sistema inmunitario y puede producir esterilidad, obesidad y otros trastornos.

Es importante retirar los viejos sartenes de teflón, sobre todo si están rayados. Los nuevos ya no contienen ese material tóxico, pero para muchos han perdido credibilidad. Y han salido materiales como el antiadherente con titanio sin ese “pasado oscuro”.

¿CÓMO CUIDAR EL SARTÉN?

En cualquier caso, es importante cuidar los sartenes porque están en contacto con los alimentos que ingerimos cada día. Podemos seguir estos 4 consejos:

  • Cocinar con fuego suave como norma general.
  • Remover con utensilios que no los rallen.
  • Limpiarlos con suavidad y jabones neutros.
  • Usar un protector de sartenes si colocamos uno encima de otro.

Fuente: cuerpomente.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *