¿CÓMO MEJORAR LA VENTILACIÓN EN LOS COMEDORES EN TIEMPO DE PANDEMIA?

Asegúrese de que los sistemas de ventilación funcionen correctamente y ofrezca una calidad de aire aceptable en interiores según el nivel de ocupación actual para cada espacio.

Aumente la ventilación al utilizar aire del exterior, pero hágalo con precaución en áreas con altos niveles de contaminación. Si las condiciones climáticas lo permiten, aumentar el ingreso de aire fresco del exterior abriendo ventanas y puertas. No abra las puertas y ventanas si hacerlo representa un riesgo de salud o seguridad para los comensales o empleados (p. ej., riesgo de caer o riesgo de provocar síntomas de asma).

Considere mejorar o actualizar el sistema de ventilación y tomar otras medidas para aumentar la circulación de aire puro y reducir la presencia de posibles contaminantes. Consulte a profesionales especializados en calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) al evaluar cambios en los sistemas y equipos de HVAC. Esto puede incluir las siguientes actividades o algunas de ellas:

  • Siempre que sea posible, aumentar el flujo de aire en los espacios ocupados.
  • Deshabilitar los controles de ventilación a demanda (DCV, por sus siglas en inglés) que reducen el suministro de aire con base en la ocupación o temperatura durante los horarios de ocupación.
  • Abra los reguladores de aire del exterior más allá de la configuración mínima para reducir o eliminar la recirculación de aire del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado. Si el clima es templado, esto no afectará el confort térmico ni la humedad. Sin embargo, puede ser difícil implementar esto con clima frío, caluroso o húmedo.
  • Aumentar la filtración de aire todo lo posible sin reducir considerablemente el flujo de aire.
    – Inspeccione la carcasa y los portafiltros para garantizar un ajuste adecuado del filtro y haga los controles necesarios para reducir las fugas.
    – Revise los filtros para garantizar que se encuentren dentro de su período de vida útil y estén correctamente instalados.

Considerar hacer funcionar el sistema HVAC con el máximo flujo de aire exterior por 2 horas antes y después de los horarios de ocupación.

Reducir la ocupación en las áreas en las que no se puede aumentar la ventilación exterior.

Fuente: Centro para el Control y la Prevención de enfermedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *