ESCUELAS SON CLAVE PARA OFRECER UN MENÚ BALANCEADO

La niñez es una de las etapas más importantes puesto que suceden cambios constantes, por ello en las escuelas se debe mantener una buena alimentación y fomentar el hábito.
Cada etapa tiene sus necesidades por lo que la alimentación debe irse adaptando a ellas, sin embargo, la infancia es donde hay mayor crecimiento físico y psicomotor por lo que la alimentación debe cubrir las necesidades relacionadas al crecimiento y a la maduración.
Hay que tener en cuenta que las alergias e intolerancias han ido en aumento en comparación a años anteriores, han ido apareciendo en edades más tempranas, afectando incluso a bebés, lo cual obliga a preparar menús más específicos.
Aunado a esto, los padres de familia ahora exigen menús alternativos, como los veganos o alimentos sólidos antes de los seis meses para la autorregulación del bebé. Debido a esto, los menús deben estar muy bien preparados para evitar alguna carencia o una reacción alérgica.
De acuerdo con Natalia Beltrán, Nutrióloga del Cesnut Nutrición, las claves para ofrecer una mejor alimentación dentro de las escuelas son: estar al día con las nuevas tendencias y las demandas de los padres para poder plasmarlas en el menú y dar la imagen de un centro informado.
Asimismo, investigar que alimentos ecológicos pueden ofrecer para dar una garantía extra, adaptar los menús a las estaciones del año para potenciar los productos de temporada, reducir las azúcares simples potenciando el consumo de fruta natural, tener en cuenta aspectos culturales, religiosos, alergias, intolerancias para poder adaptarlo y ofrecer raciones proporcionales a la edad.
De esta manera crear un equipo multidisciplinario con el dietista del centro, el personal de cocina y la dirección del colegio para poder planificar con tiempo los menús del mes siguiente, asegurarse que los infantes con alergias obtengan su menú de manera escrita, contemplando la máxima variedad posible.
Por último, respetar la sensación de hambre y saciedad de los niños para poder dar una cantidad adecuada, ni muy justa ni muy excesiva, y así evitar futuras complicaciones de obesidad.

Fuente www.restauracioncolectiva.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *