PROCESO DE CERTIFICACIÓN PARA OFRECER SEGURIDAD A LOS COMEDORES INDUSTRIALES

Para una industria, el servicio de comedor puede ser un verdadero “dolor de cabeza”

Esa expresión de satisfacción, seguridad y gusto en el rostro de un trabajador mientras consume su alimento, no es circunstancial. Depende de todo un proceso que hay que cuidar como operador de comedor y que inicia desde la producción de la materia prima, su traslado, el arte del cocinar y llevar la comida al plato del comensal.

Todo ese proceso debe ser ágil, oportuno, higiénico, eficiente y de calidad. No es suficiente que la empresa que opera un comedor se presente como la mejor. La decisión de la industria para decidir al responsable de los alimentos de sus trabajadores va más allá de una auto presentación. Hay organismos encargados, en este caso terceros, que son expertos en evaluar a las empresas, sus sistemas, procesos, planes, su recurso humano, es decir, un todo que garantice que el servicio no se convertirá en un “dolor de cabeza” para la industria. Ese tercero puede ser una empresa privada o un organismo de gobierno.

Antes de hablar de la certificación, particularmente del Distintivo H, es importante notar que hay dos dependencias que vigilan la calidad de los alimentos frescos y procesados: la Secretaría de Salud (SS) y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), y que a través de la implementación de varias Normas Oficiales Mexicanas controlan la producción, preparación e inocuidad de los alimentos.

Estas medidas contribuyen a tener controles sanitarios y buenas prácticas de manufactura y saneamiento para establecimientos procesadores de alimentos.

Ahora bien, el Distintivo H es otorgado por la Secretaría de Salud y la Secretaría de Turismo dirigido a los establecimientos fijos y constituye un reconocimiento a la seguridad alimentaria. Se trata de una Norma Oficial Mexicana desde 2001.

El Distintivo H cubre recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que los prestadores de servicios ofrezcan altos estándares de calidad en la higiene de los alimentos y que, de manera voluntaria. se sometan a una verificación de sus procesos, desde la compra y recepción de los alimentos, el almacenamiento, descongelación, cocción, conservación y servicio.

México cuenta con aproximadamente 4,000 establecimientos fijos con Distintivo H, sin embargo, esta importante cifra sólo abarca el 1% de los lugares registrados en el país, que en total suman 428 mil representados por la Cámara Nacional de la Industria de los Restaurantes Asociación Civil. 

La seguridad en la preparación de alimentos se obtiene con la aplicación de las normas, pero se garantizan las contingencias con aseguranzas para atender riesgos de enfermedades o intoxicación por consumo de alimentos en el comedor.

Un mecanismo más de apoyo a la industria, que requiere de alimentos a sus trabajadores en sus instalaciones, es brindarle el respaldo de pólizas de seguro de responsabilidad civil y de gastos médicos mayores, con el objetivo de asegurar que siempre se cuidará a su personal, la producción y los riesgos que no son propios de su actividad económica.

Revisar las condiciones de las empresas que llevan el plato de alimentos a los trabajadores de una empresa o industria, se vuelve de vital importancia, ya que de ello depende la salud del equipo de trabajo y que éste sea más productivo.

Ese rostro del trabajador sintiéndose a gusto, seguro, confiado y disfrutando de la delicia de un platillo, se logra no sólo gracias a una empresa de comedor que se dice ser excelente, sino porque además cuenta con procesos de certificación que la avalan.

Por M.A. Leonor Castro, propietaria y CEO de Comedores LaCarne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *