VENTAJAS DE OFRECER SNACKS SALUDABLES EN LAS EMPRESAS

Cada vez más empresas ofrecen comida o bebidas gratis para sus empleados como una forma de velar por el bienestar laboral y para mejorar el compromiso de los mismos con la organización. Además de que con estas prácticas se aumenta la productividad o se mejora el trabajo de grupo.

Hablar de comida o bebidas es muy genéricos. Va desde las empresas que compran fruta, frutos secos o similares como un tipo de refrigerio para la mañana o por la tarde como una forma de potenciar un estilo de vida más saludable que redunde en una mejora física de sus propios empleados. Otras compañías fomentan el uso de pequeños aperitivos, galletas o picos como una forma de matar el hambre. En las más grandes podemos encontrar máquinas de sándwich o aperitivos.

Por lo que respecta a las bebidas, lo más habitual es ofrecer agua, pero también café de forma gratuita. De esta manera, la visita a la zona de coffee break muchas veces se utiliza como excusa para tratar un tema pendiente con un compañero con una bebida en la mano o simplemente como para tomar un tiempo de relajación breve para continuar con la jornada laboral.

La cuestión es si este gasto en el que incurre la empresa se convierte o no en una inversión. La mejora de la productividad, creatividad o crear un ambiente más distendido en la oficina que ayude a todos a trabajar mejor en conjunto, a liberar proyectos que muchas veces están pendientes de una solución que no se nos ocurre mientras estamos sentados en nuestro escritorio por tanto tiempo.

Pero siempre hay alguien que discrepa de este tipo de inversiones y piensa que si lo que se invierte en estas cosas sin importancia, se lo integraran en la nómina, sería mucho más útil. La realidad es que supondría muy poco, casi nada y sin embargo la sensación de tener fruta o café a nuestra disposición genera una mayor satisfacción para los empleados.

Esto se ha generado en las empresas más “modernas”. En los sectores más tradicionales, este tipo de convivencia se producía con el almuerzo de la mañana, donde los empleados bajaban al bar más cercano a consumir algo, por ejemplo, el café de antes de iniciar la jornada.

Lo cierto es que hay todo tipo de organizaciones, desde aquellas que no te permiten ni ir a por un vaso de agua a otras en las que el café, fruta o pequeños aperitivos están a disposición de los trabajadores y son una buena solución a media mañana, sobre todo cuando hay mucho trabajo y poco tiempo como para salir por un bocadillo.

No es algo nuevo, pero si es algo que las empresas empiezan a poner en valor. Estas prácticas son una forma de motivar además de que se ahorra tiempo y los empleados no tienen que salir a la calle e invertir más tiempo en busca de algo para el lunch, en ahorro de tiempo también gana la empresa, y la realidad es que con esto el compromiso de los empleados es muy alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *