QUE EL SERVICIO DE COMEDOR NO SE VUELVA UN “ENEMIGO EN CASA”

Ahorra noches de insomnio y altos costos para su industria.

Alimentar a los trabajadores no sólo se trata de “llenar estómagos”, sino que es uno de los servicios claves en las empresas e industrias que impactan en la vida laboral y la productividad. Puede significar un ahorro en los costos de la empresa, pero al mismo tiempo eleva la productividad.

Una buena alimentación significa empleados felices y dispuestos a trabajar con energía y responsabilidad, en otras palabras: cero ausencias por visitas a las instituciones de salud, excelente desempeño laboral, una actitud positiva, facilidad para el trabajo en equipo y un mayor rendimiento a nivel general.

El bienestar laboral es tan esencial para el empleado y una parte importante es sentirse bien, además de trabajar en la prevención de enfermedades como diabetes, hipertensión y altos niveles de triglicéridos. Estar bien y prevenir padecimientos significa contar con una alimentación adecuada.

La frase: “Somos lo que comemos”, ilustra que los indicadores de desempeño de trabajadores excelentes están correlacionados con acatar las cinco reglas de una alimentación adecuada.

La primera regla consiste en contar con una variedad, que incluya los distintos grupos de cereales, frutas y verduras, leguminosas y alimentos de origen animal. La segunda se refiere a que sea suficiente en cantidad. En ocasiones, el cuerpo puede pedir más de lo que realmente necesita.

La tercera está relacionada con el estilo de vida de las personas, es decir, tener una alimentación acorde a la dinámica diaria que enfrentamos, para que rindamos con energía. La cuarta consiste en la calidad de los alimentos.

La última regla y muy esencial es la higiene. A lo largo de todos los procesos de manejo de alimentos es importante hacer especial énfasis en las medidas de higiene y seguridad de los colaboradores en el comedor industrial. Una falta de higiene puede ocasionar problemas de salud y de productividad en la industria.

Entonces, queda claro que una alimentación adecuada ayuda a elevar el rendimiento y rentabilidad de una empresa, a no detener el proceso de producción y a generar un ambiente armonioso y de trabajo en equipo; en otras palabras, con esto podemos dormir tranquilos sabiendo de los buenos resultados de nuestra industria.

Por M.A. Leonor Castro, propietaria y CEO de Comedores LaCarne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *