OBESIDAD: EL ALTO COSTO LABORAL

La obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles afectan la productividad y el crecimiento económico del país y provocan cada año perdidas millonarias, alertan los especialistas.
Durante la Tercera Semana de Innovación en Salud, el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) estimó que, por obesidad, se pierden al año más de 400 millones de horas laborales en México, lo que representa una pérdida de 85 mil millones de pesos.
“En el caso de la diabetes, la enfermedad genera costos de salud y ausencias laborales, en promedio, 223 mil millones de pesos al año”, indicó José Campillo, presidente ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud).
Sin embargo, la productividad de una empresa se ve cuatro veces más afectada por el presentismo, es decir, cuando los trabajadores van a laborar enfermos y no rinden igual que cuando están sanos.
La enorme necesidad de trabajar, de no perder el empleo, de poder cobrar el salario esa quincena los obliga a ir enfermos al trabajo. Aquí es donde más costos se producen. De igual forma, la productividad también se ve afectada cuando el trabajador debe cuidar a un familiar enfermo.
A fin de evitar que las enfermedades limiten el crecimiento económico del país, los especialistas llamaron a invertir en prevención, a eficientar el gasto en salud y a extender la cobertura sanitaria.
Nicolás Kubli, titular de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud, indicó que, por cada peso que se invierte en prevención, se ahorran 14 pesos en el gasto que se destina a atender a personas enfermas. Y cuando los trabajadores tienen acceso a servicios de salud pueden aumentar 2.5 horas a la semana su productividad.
En tanto, Roberto Martínez, director del Centro de la OCDE en México, planteó que incrementar la inversión destinada a salud aumenta un año la esperanza de vida. Por ello, estos especialistas consideran urgente proponer un modelo de salud que atienda los problemas actuales que se base en la prevención, ya que el actual modelo es obsoleto, pues está enfocado en curar antes que informar sobre las consecuencias de la obesidad y sobrepeso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *