MÉTODO PARA IMPULSAR DIETAS SOSTENIBLES EN LOS COMEDORES

Muchas empresas promueven la alimentación sostenible para impulsar a sus colaboradores a llevar un estilo de vida saludable.

El ritmo de vida cada vez más acelerado en que vivimos, la poca disponibilidad de tiempo para preparar y consumir alimentos, y la creciente preocupación por disminuir los impactos ambientales desde nuestros platos, genera nuevas oportunidades para las empresas en la implementación de comida saludable, con el propósito de impulsar a sus colaboradores a llevar un estilo de vida sano, disfrutando de una alimentación rica, variada y sostenible, de manera fácil.

Cada vez más empresas se dan cuenta de que la dieta importa: nuestros hábitos alimentarios afectan enormemente nuestro estado de salud y productividad laboral, pero también tienen un costo ambiental notable, desde los métodos de cultivo y ganadería, procesos de elaboración, envase, refrigeración, transporte, cocción, y estos costos impactan en la responsabilidad social y compromisos ambientales de las empresas.

“Reducir el consumo de carne y lácteos es una de las decisiones más sencillas e impactantes que podemos tomar, para proteger el clima, el medio ambiente y otras especies”, dijo la autora Emma Garnett, conservacionista del Departamento de Zoología de Cambridge.

La Universidad de Cambridge está investigando formas de impulsar a las personas para que coman más plantas y menos carne, por medio de decisiones informadas, y así ayudar a frenar el daño ambiental causado por el consumo excesivo de productos animales.

Los investigadores realizaron experimentos con los comensales en las cafeterías de dos universidades de Cambridge para averiguar si la posición de las opciones vegetarianas influye en la aceptación de la comida a base de plantas. Recopilaron y analizaron datos de 105,143 selecciones de comidas durante un período de dos años, alternando la colocación de platos de carne y verduras cada semana y luego cambiando el patrón a cada mes.

¿Cuáles fueron los resultados?

Se encontró que simplemente colocar las verduras antes de la carne en el orden de las opciones de comida cuando las personas ingresaban al área de servicio, no contribuía a impulsar la alimentación ecológica en una de las universidades.

En la otra universidad, sin embargo, las ventas de platos a base de plantas se dispararon una cuarta parte (25,2%) en el análisis semanal y casi un 40% (39,6) en la comparación mensual.

La diferencia: casi un metro de distancia adicional entre las opciones vegetarianas y de carne, con un espacio de 85 cm en la primera universidad en comparación con un espacio de 181 cm en el segundo.

“Creemos que el efecto del medidor puede deberse al esfuerzo adicional requerido para buscar carne. Si el primer bocado es a la vista, muchas personas parecen perfectamente felices con una opción vegetariana apetitosa cuando la carne es más difícil de detectar”, dijo Garnett. “Todas las cafeterías y restaurantes tienen un diseño que ’empuja’ a la gente hacia algo. Por lo tanto, es sensato utilizar diseños que hagan que las opciones de alimentos más saludables y sostenibles sean las más fáciles de elegir sin pensar en ello”.

“Tenemos que hacer mejores elecciones más fáciles para las personas. Esperamos que estos hallazgos sean utilizados por los gerentes de catering y, de hecho, cualquier persona interesada en el diseño de cafeterías y menús que promueva dietas más respetuosas con el clima”, mencionó la autora Emma Garnett.

Los datos que apoyan las elecciones alimentarias bajas en productos de origen animal:

La ganadería y la acuicultura detrás de la carne, el pescado, los productos lácteos y los huevos son responsables de alrededor del 58% de los gases de efecto invernadero creados por los alimentos mundiales, y ocupan el 83% de las tierras agrícolas a pesar de contribuir con solo el 18% de la ingesta calórica mundial.

Los investigadores de Cambridge recomendaron comer menos carne para reducir el riesgo de futuras pandemias, y los servicios de catering del sector público del Reino Unido se comprometieron a reducir la cantidad de carne utilizada en escuelas y hospitales en un 20%.

“Sabemos que la información por sí sola generalmente no es suficiente para hacernos cambiar hábitos dañinos. Se necesita más investigación sobre cómo configurar nuestra sociedad para que la decisión predeterminada por interés propio sea la mejor para el clima”.

La investigación de Garnett ha contribuido a la política alimentaria en la Universidad de Cambridge, donde el servicio de catering ha trabajado para reducir la cantidad de carne que utiliza.

El año pasado, las cafeterías de las universidades (separadas de las universidades) anunciaron una reducción del 33% en las emisiones de carbono por kilogramo de alimentos comprados y una reducción del 28% en el uso de la tierra por kilogramo de alimentos comprados.

Fuente: Alianza Alimentaria. Para más información escribe a info@alianzaalimentaria.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *